Daddy Issues ep.3

Daddy Issues ep.3

Diarios de cuarentena 2

Aquí en nuestra casa comenzamos con el distanciamiento social (o el puto encierro, según el nivel de desesperación de cada quien) desde principios de marzo, y una meta personal que me puse fue no gastar a lo idiota comprando juguetes nuevos cada semana para distraer al niño.

Aventarle dinero a los problemas no es una solución real ni mucho menos una lección que quieras darle a un pequeño, no queremos que crezca creyendo que las cosas se arreglan así y no con creatividad o sensibilidad.

Hoy les vengo a contar sobre una de las múltiples compras que he hecho desde entonces porque a quién chingados engaño. No sé cómo le hacían mis papás cuando yo era niño para que no me volviera loco, más tomando en cuenta que no existía el Internet y no tenía ni una fracción de todos los juguetes que tiene mi hijo. 

O sea, claro que sé: con televisión, pero somos papás modernitos y por alguna razón no puede ver tantos gokús como yo veía. Bueno, compré esto:

Es un coso con muchas ligas de colores que se utiliza para fabricar llaveros y pulseras y chingaderas así. Tiene herramientas y agujas como para tejer y entrehilar.

Se supone que sirve para las habilidades de motricidad fina (de nuevo, tiene cinco años), que básicamente significa que tenga estabilidad y destreza. O sea que sepa recortar bien con tijeras y coordine y… ni sé bien, para qué les miento. Que no esté meco.

Pero más allá de eso, lo recomiendo muchísimo porque es una actividad que le puede llevar TODA. LA. TARDE. Es lentísimo. Hermosamente lento. Así de lento:

Ese movimiento se tiene que repetir 8 veces por cada liga y para hacer una pulsera se ocupan como 70 ligas. Toda la tarde ahí sentado haciendo eso. Y uno se puede sentar en silencio a leer o escuchar música o cualquier cosa que no sea estar conviviendo con el niño que tanto amas pero cada vez soportas menos. Bonus: pulsera.

Iba a poner el link para comprarlo en Amazon, pero ni son patrocinadores. ¿Alguien sabe cómo hacer que te den crédito si recomiendas cosas de Amazon? Tengo mucho que reseñar y me urge un Nintendo.

Publicación Más Reciente
Publicación Más Antigua

COMENTARIOS

Wordpress: 8
  • comentario-avatar
    Marcela Ruiz hace 1 año

    Como yo soy maestra en una escuela para adultos de escasos recursos y ellos no tienen compus o smartphones con la tecnología necesaria para que sigamos con sus clases de alfabetización en línea, yo ya estoy que muero de la aburrición. Así es como, al leer que no sabes qué significa estimular su motricidad fina, la maestra explicadora (palabra totalmente inventada) que hay en mí dijo: “Ahora es cuando puedes echar un mini rollo mareador, que chance nadie leerá pero que te mantendrá entretenida un rato.”

    Las personas desarrollamos 2 tipos de motricidad: la gruesa que es la coordinación de nuestros músculos de piernas, brazos, tronco y cabeza cuando gateamos, caminamos, corremos, bailamos, aprendemos a nadar, a patinar o algún deporte como el futbol, el basquetbol… donde todo el cuerpo tiene que actuar en conjunto para lograr algo. El otro tipo de motricidad es la fina, ultra necesaria para aprender a escribir. Sin embargo, también nos sirve para usar los controles de las consolas, el celular, tejer, jugar el futbolito, arreglar cosas, incluso para poner un foco; porque ésta consiste en coordinar los músculos de las manos (la dominante ya seas zurdo o diestro aquí se luce) con los de los ojos todos intentando lograr algo específico.

    Por lo tanto, el juego de las ligas sirve para desarrollar la motricidad fina y resultará útil a tu hijo porque primero, está desarrollando tonicidad muscular en la mano al realizar la pinza con sus dedos para tomar las agujas o ganchos; desarrolla su coordinación ojo mano porque literal al principio tiene que ver donde tiene que poner los ganchos y agujas para manipular las ligas, torcerlas correctamente y lograr el tejido. Con la repetición constante se desarrolla la memoria muscular. Es decir, ya no tiene que ver para poder tejer la pulsera sin equivocarse.

    Así que felicidades Ribón, sin saberlo, le diste un buen regalo que le facilitará a tu niño el uso del lápiz al escribir y sin darse cuenta hasta está haciendo caligrafía porque da giros repetitivos a su muñeca para lograr el movimiento adecuado cuando está tejiendo.

    A quien se haya “echado” mi rollo mareador le doy las gracias, ya me hacía falta platicar de algo relacionado con la educación. Buen día.

    • comentario-avatar
      Khrisztina hace 12 meses

      Mil gracias por la explicación. A mí sí que me hacía falta, pues mi hijo está haciendo todo menos labores de escuela, simplemente no puede entender porqué tiene que trabajar desde casa, si mamá está en casa es porque son vacaciones.

  • comentario-avatar

    Hahahaha amo tu pulsera nueva. No tengo hijos pero para futuras referencias (mías espero que no; de alguien cercano), tomo nota del tiliche ese,

  • comentario-avatar
    El Juan hace 1 año

    Muy buenas tus columnas las siento muy sinceras,
    Pon links de afiliados de amazon así por cada compra ganas dinero, aunque no compren el item por el cual usaron el link https://afiliados.amazon.com.mx/

  • comentario-avatar
    Yanet hace 1 año

    Excelente columna… todos los papás, no importa la edad de la bendi, nos identificamos 🥰

  • comentario-avatar
    Norberto hace 1 año

    Que pinche miedo si mi papa me hubiera ensenado a hacer pulseras.. claro a menos que las tuvieras que vender y yo hubiese nacido en oaxaca..pero buen articulo

  • comentario-avatar

    Jajaja se ponen mejor cada vez estos diarios de cuarentena

  • comentario-avatar

    Me gusta mucho su contenido, gracias por sus columnas, me identifico con mis hijos jajaja