dos

dos

AVISO: Si usted es un consumidor asiduo del pop o tiene idea de quién es una señora llamada Britney Spears, este texto le concierne. Si no es ninguna de las dos opciones anteriores, peeeeeeero es una persona empática este texto le concierne. Y si tampoco es una persona empática pero nomás le gusta el chisme, también este texto es para usted. 

(contexto) Cuando un servidor tenía escasos 11 o 12 años, escuchó por primera vez a Britney Spears. Automáticamente se convirtió en una de mis cantantes favoritas en ese entonces (no por gay, bueno sí un poco). Durante años me he mantenido fiel a la creencia que más allá de si es talentosa o no, en su momento representó un fenómeno equiparable para muchos con Michael Jackson o Madonna cuando era doña Madonna. NO PIENSO ENTRAR EN NINGÚN DEBATE, SE CALLAN. 

Desde hace unos días el hashtah #freeBritney ha inundado las benditas redes sociales y no es para menos. Este hashtag es parte de un movimiento que muchos fans han organizado para pedir que Britney Spears sea liberada de la figura legal que hoy en día no le permite hacer absolutamente nada. 

El pasado 5 de febrero se estrenó un documental del New York Times llamado Framing Britney Spears en Hulu, donde se entrevistan a muchas personas cercanas a Britney quienes dan su testimonio de como poco a poco esta mushasha fue perdiendo el control de su vida y su carrera, el acoso que sufrió por parte de los paparazzis y cómo su papá sigue siendo quien tiene la última palabra respecto a su vida, sus finanzas, viajes, presentaciones, deals comerciales, etc. A sus 39 años no tiene la libertad de tomar decisiones en su vida, al grado que decidió cancelar su residencia en Las Vegas y no se subirá a un escenario mientras su papá sea su legal guardian. Así de culey.

El documental está bastante interesante, les recomiendo que lo vean (obveeeeo). Sí van a decir: chale, pobre vieja. En el internet de las cosas hay muchas personas que piden que todo el mundo le ofrezca una disculpa a Britney Spears por cómo fue tratada, incluido su ex Justin Timberlake por ser un culerote y hacerla quedar como una maldita infiel a sus avanzados 19-20 años a nivel mundial. En fin, es un debate en el que no vamos a entrar ahorita. Sin embargo hay algo que siempre quedará marcado en la vida de inglés-britneyspears-pop. Agárrense las chichis, que ahí va.

Vamos a centrarnos en uno de los puntos más culeros de la vida de la Britney. En 2007 mientras sufría el acoso cabrón de los paparazzis (dénse 5 minutos y pongan en Youtube: Britney Spears paparazzi), le informan a la señora (26 años en ese entonces) que ya perdió la custodia de sus hijos y aparte el ex marido le prohibe verlos, por lo cual en un ataque de ansiedad fue a una estética (así le decimos) y se rapó. Chingo de gente se burló de ella por eso y de las imágenes cuando está golpeando la camioneta de un paparazzi con una sombrilla. WEY LE PROHIBIERON VER A SUS HIJOS, haberse rapado es lo mínimo que pudo haber hecho. Yo a los 26 años me estresaba por pendejadotas y ya me quería aventar del segundo piso. 

Este punto fue cuando la carrera de Britney se fue al “carajo”. Carajo entre comillas pues ha tenido 4 discos más que han vendido millones de copias y su residencia en Las Vegas fue una de las más exitosas de todos los tiempos, giras, etc. Pero nunca fue la misma. Como que estaba en el escenario “a huevo”, se le veía insegura, no bailaba como antes, nerviosa, infeliz y esto último es lo que más cala como “fan”. 

(fastforward) Estuvo internada varias veces, su papá toma el control de su carrera y su vida, pierde custodia de sus hijos. Se quiere independizar de su papá y le dicen que no va a poder ver a sus hijos si él deja de ser su tutor. Saca discos a huevo, presentaciones a huevo, no puede usar su dinero y se queda encerrada en su casa pintando cuadros de flores y haciendo videos de Instagram modelando 55 vestidos por minuto.

Hoy lo veo en retrospectiva y sí la gente puede ser muy culera. Más allá de que sea una figura pública, que creamos que no le afectan las cosas, que creamos que “tiene todo el dinero del mundo seguro le vale pito todo”, estamos hablando de una mujer de 26 años con 2 hijos que no tenía control sobre su vida. Tengo una hermana y primas y pensar que podrían estar en ese spotlight tan culero sí te hace pensar si realmente este tipo de personas (famosos) están dispuestas a vivir con esas experiencias. ¿Qué tanto están dispuestos a sacrificar de su vida por su trabajo? 

Saber cómo una persona que tiene todo el potencial para ser feliz (ya no estamos hablando nada más de Britney) y nada más no puede serlo cala y cala mucho. Cuando la persona es cercana aún más.

PARÉNTESIS Chavxs, si se sienten mal busquen ayuda. Siempre hay salida. Apóyense con sus amigos y familiares pero también con profesionales (si está dentro de sus posibilidades), hay muchas asociaciones y organizaciones civiles que lxs pueden escuchar. Poco a poco busquen hacer su base emocional algo sólido, con personas que realmente se preocupen por ustedes y que tengan sus mejores intereses.

Lo que me dejó este documental fueron muchas dudas pero también una sensación de lástima por Britney (desde el 2008 me da como cringe su situación). Neta está cabrón que desde los 18 años seas una máquina para hacer dinero y todo el mundo quiera sacar provecho de eso, que nadie te cuide, que todas las personas en las que quieres y debes confiar solamente ven por ellas y de qué forma sacar más provecho.

Piensen en su hermana/prima/sobrina de 18 años, póngale cara, ahora imaginen que le hagan preguntas sobre su vida sexual a nivel nacional, que la culpen por la ruptura con Justin Timberlake (o cualquier famoso con el que quiera andar su hija) haciéndola quedar pésimo, que queriendo ir por un café al Starbacs tenga a 50 personas tomándole fotos mientras trata de estacionarse, en fin. Algunos dirán que es el precio de la fama, creo que aún así está culerote. 

Cierro esta entrada en mi diario (aysi) con muchas dudas ¿logrará Britney por fin ser independiente? ¿Su papá se gastará los millones de dólares antes de que su hija lo mande por un tubo? ¿Los nietos odiarán aún más al abuelo? ¿Por qué su mamá, hermano y hermana no han tenido una voz más fuerte respecto a la tutela? ¿Regresará a pisar un escenario? ¿Regresarán los días de gloria para la cantante? …. De esto último estoy seguro, a fin de cuentas… It’s Britney, bitch.

P.S. si ya vieron el documental ¿qué les pareció?

COMENTARIOS

Wordpress: 4
  • comentario-avatar

    Prócer de las letras modernas este muchacho Jesus Luis. Toda una montaña de emociones mientras me hacía navegar por el ascenso y caída de Britney Spears. Narrativa espectacular. 

    P.D. Que chingue a su madre el papá de Britney

  • comentario-avatar
    Felipe Hernández hace 7 meses

    Estupenda columna Choche!!!!

  • comentario-avatar
    Carmen Briseño hace 8 meses

    Me parece muy triste conocer gente que no encuentra apoyo en su familia pobre Britney la secu y mi vida no hubiera sido lo mismo sin ella!

  • comentario-avatar
    Marlene Rodríguez hace 8 meses

    Lo mejor de tu columna mi querido José Luis, es que, invitas a tus lectores que sienten alguna sensación extraña, depresión, ansiedad, confusión o cualquier malestar a acudir por atención profesional. Es lo mejor. Grande Shoshe.