La Nueva Inquisición

La Nueva Inquisición

Antes que nada creo que es pertinente ofrecerles una disculpa por no haber escrito nada en un par de semanas. Lo intenté, créanme, y tengo que ser muy honesto en esta parte, no me gustó nada de lo que escribí.

Escribí un cuento pero no sé si quieran leer mis cuentos. Ahorita van a entender por qué digo esto.

De hecho, en este momento, estoy escribiendo sin la certeza de querer publicarlo, pero con la convicción de que voy a llegar a un punto, lo cual, debería bastar. Aunque no sé si llegue.

Recién sucedió en Twitter que se hizo famoso un “músico”, del cual omitiré su nombre precisamente para no acrecentar lo que me dispongo a criticar. Bueno pues este señor o joven, no sé, saltó a la fama al tiempo que Spotify retiraba una canción de Bad Bunny que se llama Safaera. Y la traigo a colación porque en un punto estos temas coincidieron.

Sé que muchos, al igual que yo, no tienen idea de a cuál canción me refiero y puede ser que sea la primera vez que escuchan el nombre “Safaera”, pero seguro han escuchado la parte donde dice: “Si tu novio no te mama el culo” cuando se hicieron virales unos videos donde millenials le ponían este tema a sus papás mientras grababan sus reacciones. Qué bárbaros, muchachos, qué tremendos, qué irreverentes.

Bueno, pues una chica, no sé cómo, no sé por qué, ni viene al caso, pero al darse cuenta que Safaera había sido retirada de la plataforma tuvo a bien emitir una sentida y, supongo, justa queja, argumentando que habían retirado tan solemne, artística y bella melodía, mientras, en Spotify, aun se podía escuchar a este otro malnacido sujeto el cual hablaba de raptar, golpear, acuchillar, asesinar, violar y demás bajezas a varias mujeres, incluídas menores de edad y hasta a la pobre de Yuya, sí, la Youtuber.

Y miren, obviamente hay diferencias entre asesinar, violar y matar a una persona y solo mamarle el culo a alguien si su novio no se lo mama. El punto no es la gravedad de la ofensa, lo ordinario de la letra, o lo pendejo del músico. Muchos no teníamos ni idea de quién era este imbécil hasta que la queja se hizo viral y aquí fue cuando se me ocurrió, en mi cabecita calva y loca, tuitear lo siguiente:

Y ya. Eso fue todo. Como muchas veces lo hago, escribí mi pendejada desinformada y continué con mi vida. Luego en la noche me encontré con quejas, justificadas o no, las cuales se resumen en: -No podemos normalizar la violencia. Eres solo un triste pendejo queriendo defender lo indefendible. Ni siquiera escuchaste las letras. El wey está incitando a la gente a asesinar mujeres, hay que denunciarlo.

Y créanme que escrito así, nadie en sus cabales estaría en desacuerdo. Aparte de que sí soy un triste pendejo pero, en mi defensa, no estaba defendiendo a nadie más que a mi mismo.

Se me cuestionó: ¿entonces no debemos denunciar?

Y la respuesta es sí. Sí debemos denunciar los delitos. Ojo: LOS DELITOS. Un simple clavado en el perfil y demás videos del “músico” ese deja ver que el vato evidentemente tiene un pedo, o varios, o quizás todo es parte de su acto y la forma de vender un personaje que sea congruente con lo que canta. Y ese es un gran problema, porque hay una delgada línea entre denunciar a un sociópata y censurar a un wey por decir pendejadas enfermas. Ojo: DECIR.

Para mí, la música del wey ese está culera, las letras están chafas, mal construidas y el único valor que pudieran tener es que son aberrantes y perturbadoramente vivenciales.

Mi problema es ¿qué tanto estamos dispuestos a permitir las expresiones “artísticas” de alguien? Y antes de que me linchen, no digo que eso sea arte, para mí no lo es, pero para mí, los grotescos y descomunales tubos de colores primarios de Sebastián tampoco son arte.

Y, de igual manera, en algún momento mucha gente pensó que algo no era arte sino simples calenturas mentales de gente enferma. Me vienen cientos de ejemplos a la cabeza. ¿Qué tanto quisieron quemar a Nabokov por escribir que Humbert Humbert, de cuarenta y tantos años, se acostaba con Lolita de solo doce? ¿Qué tanto quisieron crucificar a Kazantzakis por decir que Jesucristo se había aventado un threesome bien sabroso con las hermanas de Lázaro cuando el baboso aun apestaba a sepulcro? ¿Qué precio le pusieron a la cabeza de Rushdie? ¿Qué tanto les gusta el Grupo Marrano? ¿Cuánto les ofenden los weyes esos de “Trebol Clan” cuando “cantan” -“agárrala, pégala, azótala, yo le doy, tu le das, por delante y por detrás”? ¿Qué tan adicto a la piel vaginal será Chris Barnes de Cannibal Corpse? ¿Qué tantos güeros habrá matado Juan Brujo en la vida real, estilo Ricky Ramirez?

El problema es cuando la gente se empieza a meter con las cosas que nos gustan. El problema es cuando decidimos pensar “por los demás” y decidir “por los demás”. Decirles qué deben, o no, leer, ver, escuchar. Porque nos encanta decirle a la gente qué está bien y qué está mal. Nos encanta creer que sabemos lo que le conviene a la masa. Porque la masa es imbécil. Y nosotros nunca somos parte de ella. Les tengo una noticia que quizás no les guste: sí somos.

Los Narcocorridos, el “Movimiento Alterado”, el mismo Reggaetón, el Metal, es misógino, enfermo, incita a la violencia y no debería de existir según la apreciación de muchas personas.

No defiendo las acciones que describe en sus canciones el sujeto en cuestión. Pero justo la discusión que se suscitó me puso a pensar y recordé cuando, hace años, en la época de los blogs, publicaba mis nóveles cuentos para quien tuviera a bien encontrarlos. 

En una ocasión escribí un cuento, narrado en primera persona, donde una chica describía cómo se estaba ahogando ya que, según ella, había corrido tan rápido por el desierto que había llegado a un lugar donde, al no haber nadie, aun no era necesario que hubiera oxígeno, razón por la cual ella no podía respirar. El cuento avanzaba con las elucubraciones de la chica para descubrir, en los estertores finales, que había recibido un balazo en el pecho, el cual, había colapsado sus pulmones y por ese motivo no podía jalar aire, y se estaba ahogando, y moriría. Todo sin poder evitar, con la muerte, que su asesino, de nuevo, abusara sexualmente de su cuerpo.

Así de culero. Así de crudo.

Un conocido lo leyó y me dijo: “Si tú eres capaz de escribir algo así es porque deseas hacerlo”. Y me dejó de hablar desde ese día. De eso hace ya más de 20 años. El cuento lo escribí con indignación y miedo por la situación que se vivía, que se vive, por los feminicidios en mi estado y un pendejo llegó a decirme que lo había escrito porque en realidad deseaba asesinar mujeres en el desierto y cometer actos de necrofilia. 

Recientemente encontré un escrito de más o menos la misma época donde describo, con lujo de detalle, cómo un amoroso padre en ciernes, entre ensoñaciones opiáceas, decide extraer a su hijo nonato del vientre de su esposa embarazada utilizando un cuchillo cebollero, luego de haberle cortado un brazo y una pierna con un hacha mientras dormía. 

Casual. Ni está tan torcido.

Y no. No deseo cortarle los brazos a nadie ni mucho menos realizarle una cesárea casera después. Pero me puse a pensar: ¿hasta dónde me va a permitir esta Nueva Inquisición imaginar escenarios grotescos para lograr el impacto que quiero en mis historias?

¿Hasta dónde nos da risa que, en la última película de Tarantino, la familia Manson muera masacrada, ahogada, quemada con un lanzallamas y deshuevada por un perro para que así la hermosa y grácil Sharon Tate pueda vivir?

Ups, spoiler alert.

A mi me caga el reggaeton, de verdad, sus letras se me hacen de lo más burdas y ofensivas sin contar el hecho de que no le encuentro nada de especial a la música. Pero no tengo interés en censurarlo. Simplemente no lo consumo. Por otro lado escucho a Meat Shits cantar “Homosexual Slaughter” y me cago de la risa. Y aclaro que tampoco tengo interés en “Sacrificar Homosexuales”. Por cierto esa canción también la pueden encontrar en Spotify. Y las letras de Meat Shits son iguales o peores que las del wey ese que les espantó tanto. Y de muchas bandas más.

Por ejemplo, la canción “Voices” de una de mis bandas favoritas, “Autopsy”, versa así:

I hear voices they tell me what to do
Right now they’re telling me to kill you
Yesterday I loved you
Today I want you dead
Beat you, decapitate you
Freeze your severed head

¿Y qué creen? También está en Spotify.

Ojalá todo fuera tan sencillo como prohibir canciones para evitar los asesinatos. Ojalá evitando los narcocorridos se acabaran las balaceras. Ojalá censurando a María Conchita Alonso las mujeres dejaran de tener noches locas de copas aderezadas con rondas de consensuado sexo extramarital.

No estamos nada lejos de la gente que pensó que de haber prohibido a Marilyn Manson, en su momento, se habría evitado la masacre de Columbine en Colorado. Quizás piensen que ya estoy mamando pero le estamos dando al morro más crédito del que merece, le estamos dando a su “música” y a su mensaje más atención de la que el wey, enfermo o no, hubiera soñado. El vato debe de estar más que feliz, agradeciendo toda la repentina publicidad que obtuvo. Igual y si no era un delincuente, o si le faltaban motivos para llevar a la realidad sus deseos, ahora, orillado por mantener la fama que ya ganó, lo estamos incitando a que se consagre como tal. 

Y a la vez, le estamos quitando a la gente la capacidad de decidir y de ejercer los valores que pueda o no haber aprendido en su pinche casa. Ni me digan: la masa es imbécil. Ya sé.

El problema no es la música. El problema no es el arte. El problema no es que llegue un wey torcido y le meta ideas malsanas a los niños y a esos niños se les antoje realizar todo lo que ese wey describe en sus canciones. Ustedes saben que no funciona así. La mente de los delincuentes, los de a deveritas, los Jeffrey Dahmers, los Ted Bundys, los Armin Meiwes, no trabaja de esa manera. También es cierto que existen los Luka Magnottas y también es cierto que hay morritos que se llevan las armas de su abuelo a la secundaria y le disparan a sus compañeros de salón y a su maestra. 

Sí, hay gente enferma. Hay gente que de verdad hace lo que este pendejo describe. Seguro tiene seguidores más enfermos que él y que empatizan con el mensaje. Hay gente que se graba torturando animales y luego termina haciéndole cosas peores a seres humanos, los hay. Y eso SÍ es un delito y hay que denunciarlo.

Pero entendamos que la chava que “denunció” (como le llaman ahora a exponer a alguien haciendo un hilo en Twitter) lo hizo, en un inicio, indignada porque le quitaron Safaera de Spotify. Pobre. Pero terminó destapando una serie de marranadas en las que incluso llegó a recibir amenazas de muerte. Y ella solo quería que le regresaran su canción, wey, mi canción, wey. Canción que estoy seguro a mucha gente le parecerá grotesca, misógina, denigrante y merecedora de un castigo infernal. Saben que es cierto.

Al final, la alegata escaló y Spotify regresó Safaera a sus listas y removió toda la música del meco este de su portal porque viola reglas de la plataforma e incita a la violencia y al odio. Pero si el sujeto en realidad es un asesino, quitar su material de todo el internet no lo va a detener. Así de culero.

No puedo ofrecer una solución porque no la hay. Porque no la tengo. Porque, aunque la tuviera, no les gustaría, no les acomodaría. Mi solución, como este texto, solo funciona para mí. Y es menester de cada quien buscar la propia.

Yo hago mi parte al permitirle a mis hijos decidir qué consumir, qué escuchar, qué leer, y qué videojuegos jugar. Porque sé que tienen la madurez, la educación y los valores suficientes para apagar el Grand Theft Auto y no querer salir a golpear peatones para quitarles el dinero, a balacear proxenetas y capos de la droga para subir de nivel o atropellar prostitutas en la calle. Sé que mi hijo puede escuchar un disco completo de CARCASS y no por eso querer eviscerar y diseccionar cadáveres humanos para su posterior consumo.

Primero empecemos por ver dónde estamos parados para ya luego ver si podemos ayudar a los demás a que se levanten. Y aun así, mis chavos, puede pasar que los tirados no se quieran levantar. Mi pedo es que hay una línea muy delgada entre el delito y la libertad de expresión de un pendejo con ansias del shock value. Y desde donde estemos parados, quién sabe si podamos distinguir esa línea.

Dejemos de querer enseñarle a los demás qué no ver, qué no leer, qué no escuchar, porque siempre habrá alguien que quiera decirnos a nosotros lo mismo, y créanme que, cuando nos toque estar del otro lado, cuando alguien llegue a decirnos lo que es mejor para nosotros porque somos de la masa y por lo tanto somos imbéciles, no nos va a gustar ni el tono, ni el por qué, ni el cómo.

Pero, a todo esto, a ustedes, ¿su novio si les mama el culo?

Gracias por leer.

Publicación Más Reciente
Publicación Más Antigua

COMENTARIOS

Wordpress: 76
  • comentario-avatar
    Gloria hace 10 meses

    Excelentes palabras Vic, me hiciste recordar cuando mi padre me decía que pasar tanto tiempp frente a la computadora jugando no me traería nada bueno, que porque no me veía con libros, que eso no era nada bueno de andar matando cosas, cuando una tia me dijo que escuchar rock era del diablo, que no me quería ver rompiendo cosas y golpeando gente, y asi sucesivamente mientras crecía y seguía escuchando rock y jugando en mi pc, ahora años después, sigo escuchando rock y hasta mas pesado que antes, sigo jugando tanto en pc como ahora en consolas y puedo decirles que no golpeo a nadie, trabajo honradamente como tester de software, toco mi guitarra eléctrica y disfruto los dias con mi esposo en tiempos libres, y cual fue la lección? Que no importan cuanto te digan de tus gustos, hobbies y demas aficiones, actualmente buscan catalogarte siempre dentro de algo, esa doble moral, esas ganas de siempre tener la verdad absoluta, que ahora solo por haber crecido en las eras tecnologicas (que la mayor parte de nosotros vimos evolucionar) y de la desinformación se creen jueces, jurados y verdugos, que no hay derecho de llevarles la objeción (hasta parecen baby boomers) y ahí, ahí si es cuando chocan nuestras generaciones ya que de alguna forma junto con la generación X empezamos a decir que nadie puede callarnos y ese pequeño punto se les olvida, porque su libertad de expresión nació con la gen X, siguió con ma nuestra y ahora ellos la quieren acomodar a sus gustos y modos.

  • comentario-avatar
    Gustavinvinvin hace 10 meses

    Que buen articulo Vick, te quedo chingon. Y pues solo puedo decir que me da mucho asco está actualidad de los correctitos, niños piel de papel y demás grupos urbanos de ofendiditos. Prefiero mil veces a los fresas, mamadores y emos,darketos, punketos, rockeros (todos visten igual jiijji) Al menos antes cuando te metias con ellos no hiban de maricones a rayarte el muro de metroflog u ofenderte en tus blogs, hiban a partirse su madre cara a cara.

    Pero ahora puro resentido social y lo que me preocupa es que vienen de mi generación, yo soy del 91 y crecí con redes sociales desde el 2002, comenze con 4chan, pase por blogs, metroflog, fotolog, my space, fb y la cloaca de Twitter.

    Y a mi sentir todo se empezo a hundir en mierda desde el 2010 en redes sociales, comenzabas a notar un cambio radical en las personas, mucho resentimiento mucho odio. Las redes sociales al final es un espejo, un reflejo del sentimiento humano, a mi forma de ver las cosas mucho tuvo que ver el azote de la guerra contra el narco y como mi generación fue creciendo con un bombardeo político tan grande en redes sociales sumado a la falta de amor y destrucción moral y familiar en sus casas, que al buscar un espacio y ser queridos y aceptados se unen con sus verdugos, osea x partido político.

    Y año tras año solo empeora la cosa, lo único que me da miedo es que un día sea penado el reir en este pinche país, ojalá ustedes sigan hasta el final haciendo lo que les gusta, al final pese a lo que les pas hace poco siempre les voy a desear lo mejor, quiza ustedes no lo sientan así pero están dejando legado en este país como unos comediantes chingones que dejaran huella para la proxima generación de morritos que busquen traer sentido común que escasea y urge desesperadamente en cada uno de nosotros y que mejor con la dulce comedia.

  • comentario-avatar
    Manuel F. hace 10 meses

    Empiezo a sospechar que eres de Parral, Capital del Mundo y Futuro Puerto Marítimo. Abrazo, Vic

  • comentario-avatar
    stoka nekus hace 11 meses

    estoy de acuerdo, la respuesta no es censurar porque con eso no se logra mucho. La respuesta es educar y me parece perfecto que ni el nombre del güey pusieras así no le das fama

  • comentario-avatar

    Amo el modo de redactar tus pensamientos. Siento que estoy escuchando tu voz. Gracias!

  • comentario-avatar
    jcarlos hace 11 meses

    como siempre… grande mi Vick. Grande!!!

  • comentario-avatar
    Carmen hace 11 meses

    ¡GRAN artículo! Y sí, si quiero leer tus cuentos Vic.

  • comentario-avatar

    Gracias por tu columna Vic, y si mi gustaría leer tus cuentos.

  • comentario-avatar
    Lola Martez hace 11 meses

    Totalmente de acuerdo, en esta ola de “todos estamos despiertos y todo nos debe ofender”, los criterios se vuelven ambiguos y torpes. Cada uno defendiendo puntos de vista que se sacan de la manga para quedar bien y estar “en onda” y lo defienden hasta las últimas consecuencias sin saber por qué o para qué. Algo que me llama la atención es el comentario sobre tus historias, muchas veces nos han dicho que eso incita a la violencia, pero la realidad es que todo lo contrario, muchas veces sirve para crear empatía porque así puedes idear la magnitud del dolor o alegría de otros, te vuelve más sensible sin tener que llegar a algo físico, o tomarlo como lo que son, relatos en la mente de alguien que es capaz y lo suficientemente fuerte para imaginar estos escenarios.

  • comentario-avatar

    Wow, tuve una explosión cerebral! Gran artículo y excelente punto de vista.
    ¿Censurar el arte? Me recuerda al caí de Michael Jackson.

  • comentario-avatar
    Tonatiuh hace 11 meses

    Se tenía que decir y se dijo, gracias Vic.
    P.D yo sí quiero leer tus cuentos.

  • comentario-avatar
    Martha hace 11 meses

    Escribes delicioso, me encanta tu forma de relatar, parece que escucho tu voz contando estás historias, gracias, saludos mil 😉👏😇

  • comentario-avatar
    VICTOR CUEVAS hace 11 meses

    Mi estimado tocayo, excelente reflexión.

    Felicidades!!!

  • comentario-avatar
    Mónica Val. hace 11 meses

    “Si, hay gente enferma. Hay gente que de verdad hace lo que esté pendejo describe” tiene algunas faltas de ortografía en este pequeño párrafo, da igual.
    Es bueno leer un punto de vista diferente, muy buena columna.

  • comentario-avatar
    Sara Perales hace 11 meses

    Excelente reflexión! Realmente me hizo pensar en muchas conductas propias y de mi entorno. FELICIDADES por al calidad del contenido!

  • comentario-avatar
    Juan Valles hace 11 meses

    Me fascina su forma de escribir Victor, sigan haciendo contenido tan bueno como éste, felicidades

  • comentario-avatar
    Laura C hace 11 meses

    Excelente colunma. Ojala te animes a compartirnos esos relatos tuyos. Un abrazo

  • comentario-avatar
    Diana Huitron Cabello hace 11 meses

    Siempre es un placer leerte Vick querido.
    Sin duda alguna correría a comprar tu libro de cuentos!
    Un abrazo fuerte!

  • comentario-avatar
    Lilith hace 11 meses

    Vic es la primera vez que leo una columna tuya. Leí en ella muchos nombres de “artistas” que no conozco y eso que seguro soy mayor que tú y profesora universitaria. Uno de mis ex alumnos, uno de esos que te hacen tener esperanza en la docencia, un día me dijo que le gustaba Marilyn Manson, no podía creerlo, de hecho nunca antes había visto un vídeo completo de él. A mí no me gustan las películas de terror, tampoco la música de terror, ni sus mensajes ni los géneros. Pero sí, hay gente que no tiene criterio para ver o escuchar y mientras no vivamos en Islandia, hay cosas para las que muchos mexicanos no estamos preparados y se deben prohibir, casi como el tener hijos, ahí vamos creyendo que nuestro amor será eterno, que nuestro dinero será eterno y pum! resulta que lo mejor hubiese sido tener al menos madurez y criterio.
    En fin, soy feminista, fui violada en varias ocasiones y no, no tolero este “arte”, México no es país para más basura y sí, por supuesto que al menos haré esto de denunciar a un “artista” cuando considere que debe hacerse.

  • comentario-avatar
    Sandra hace 11 meses

    Da un gusto leerte cray

  • comentario-avatar
    hassan hace 11 meses

    Eres el mejor elemento de Maquina 501 por mucho (No Riky moreno, no soy pariente de Victor soy solo un fan), muy bueno tu texto y el concepto de la idea, me pareces sin embargo que en este caso en particular se viola una ley mexicana al hacer apologia del delito, dejando de lado lo moral o inmoral de su musica, en mexico es un delito, punto. Creo que no podemos ser tolerantes con el discurso de odio contra la mujer en un pais con tantos feminicidios, asi que agree to disagree my friend gordito retozon

  • comentario-avatar
    Beatriz Mora hace 11 meses

    No puedo estar más enamorada de ti, Vick!❤
    Gracias por tus columnas.

  • comentario-avatar
    Beatriz hace 11 meses

    No puedo estar más enamorada de ti, Vick!❤
    Gracias por tus columnas.

  • comentario-avatar
    Karina hace 11 meses

    ¡En cada columna haces estallar mi cabeza! En serio gracias por ser tan genial en cada uno de tus escritos y principalmente por compartirlo con nosotros.

  • comentario-avatar
    Carmen Briseño hace 11 meses

    “Primero empecemos por ver dónde estamos parados para ya luego ver si podemos ayudar a los demás a que se levanten” lo voy a agregar a mis frases favoritas señor Victor!!!

  • comentario-avatar
    CorsarioGris hace 11 meses

    Al acto como tal se le puede denominar como “Apología del Delito”; definido por el Art. 208 del código penal federal: “Al que provoque públicamente a cometer un delito, o haga la apología de éste o de algún vicio, se le aplicarán de diez a ciento ochenta jornadas de trabajo en favor de la comunidad, si el delito no se ejecutare; en caso contrario se aplicará al provocador la sanción que le corresponda por su participación en el delito cometido.”

  • comentario-avatar
    Selene hace 11 meses

    Me encantó tu columna Vic y espero que publiques tus cuentos!!!!!

  • comentario-avatar
    Estefanía hace 11 meses

    Gracias por compartirlo!

  • comentario-avatar

    Excelente columna, totalmente de acuwrdo, bravo!
    Da gusto leer este v rio de columnas

  • comentario-avatar
    Clio Mokona hace 11 meses

    La verdad yo no tenía idea sobre la existencia de este tipo y su música, y era feliz de ese modo. No sé, siento que le dan más publicidad en lugar de “cancelarlo”, no que vaya a buscar su música porque no me interesa.
    Estoy de acuerdo que hay que denunciar pero, al mismo tiempo… si usas una canción para justificar tus atrocidades entonces el del problema eres tú, no la canción (o cualquier medio).
    Entiendo que hay que combatir contra la violencia y otros temas que los temas musicales de este idiota alza pero, prohibir música, “cancelar” a un tipejo, la verdad no veo como ayuda a largo plazo, sólo estamos prestando oídos sordos… porque siempre habrá otro que sea igual, digo, no hace poco Maluma se metió en problemas por una canción y estoy segura que canciones “viejitas” de otros músicos también tienen letras horribles. Y nadie dice nada.
    Atacar con odio el odio no sirve de nada. No estás cambiando el mundo. Sólo estás haciendo un gran berrinche.

  • comentario-avatar
    Zitlalli hace 11 meses

    Excelente columna Vic. Gracias por seguir escribiendo.

    • comentario-avatar
      Gaby Monreal Totomoch hace 11 meses

      Igual y era su prima, novia amiga del tipo y todo era parte del plan .En fin estoy de acuerdo en que no hay que ser famosos a los que no se lo merecen. No sabia lo de ese artículo de la Constitución pero no sería el primer artículo violado. Lo que sí hay que resaltar tu manera de escribir es amena, sencilla es como una plática con un amigo tuyo; gracias. Tambíen me gustaría leer tus cuentos.

  • comentario-avatar
    Gus Blumen hace 11 meses

    Muy buen articulo! Un parrafo menos de referencias musicales no hubiera hecho daño al propósito general jajaja

  • comentario-avatar

    La neta toda esa mierda prospera por la pinche gente que no tiene nada que hacer, que esta de pinche ociosa, asi dice el dicho, no? que el ociso en la madre de todos vicios, tu intento de decir que estar expuesto a todo eso no causa ningun pedo creo que es muy pinche osado, yo no soy psicólogo pero si hay influencia del entorno a tu acciones… asi que no mames.
    Pero dejame decirte que tu artículo este o no se como se llame esta muy bueno…

    • comentario-avatar
      Selene hace 11 meses

      Mi estimado Vick yo quiero que publiques tus cuentos o hagas un libro con ellos suena muy interesante, te mando muchos saludos, buena vibra ☮️,besos 😘 y abrazos desde 🐚 Cancún 🏖️🐬

  • comentario-avatar
    Ruth C hace 11 meses

    Cuándo comenzo todo este pedo con ese sujeto, me enoje mucho hasta el punto de llorar (soy una persona que ha visto el feminisidio en su nucleo más intimo de personas) y me parecía inaudito que hubiese personas que lo cantasen o que lo apoyaran.

    Me ví en la gran necesidad de censurar a este sujeto de todos los rincones de la tierra, pero cuando pude enfriar mi cabeza, pensé precisamente en una canción de Sub Urban llamada Cradles, la cual está censurada porque habla de bebés muertos, cuando me había enterado que la censuraron no entendía la razón y pensaba “ay, ni que el wey ande por allí matando bebés! es una canción!” y reflexioné para mi este punto. Es difícil, muy difícil escuchar estos temas cuando has vivido tan de cercas estos temas como feminicidios, pero consumimos otros tantos como son los narcocorridos cuando hay gente muriendo por los cárteles y es verdad, los crímenes se deben de denunciar y se debe de hacer justicia, pero el “arte” las canciones, esa expresión no puedes quitarla.

    Cuándo investigue sobre este tipejo, vi que cuando se estaba haciendo el linchamiento, el wey dijo “Son sólo canciones, pero la sociedad es muy frágil bla bla bla” pero cuando vió toda la popularidad que acarreó este linchamiento sacó otro vídeo diciendo “Yo voy a seguir haciendo todo lo que canto en mis canciones y la ley nunca hará nada contra mí” (palabras más, palabras menos) y entonces mi cerebro dijo “wey, este man es un personaje, como todos los musicos, actores, youtubers… ya déjenlo, darle foco lo hará más popular, no lo vuelen” jajaja

    Me alegra de alguna manera saber que opinas de esa manera, porque de alguna razón ya no tener el pensamiento de linchamiento me hacia sentirme traicionera con mi género.

    Muy buena columna.

  • comentario-avatar

    Amé tu columna, diste justo en el punto

    Y si, mi novio me mama el culo.

  • comentario-avatar
    Heriberto Rodriguez hace 11 meses

    La masa es imbecil…
    La masa siempre será estupida y se caracteriza por la falta de identidad propia,
    Siempre un busca de un falso ídolo al cual seguir y en ello basar su triste vida carente de sentido

  • comentario-avatar

    Cómo siempre tiene usted toda la boca llena de razón. Te amo Vick

  • comentario-avatar
    Miguel Sandoval hace 11 meses

    Vick, muchas gracias por tus columnas.
    Me puso a pensar bastante. Y es que creo que también habría que tomar en cuenta el estrato socioeconómico al que le llegan los mensajes.
    Si bien un narcocorrido no incita a los jóvenes con bases sólidas y cuya educación y formación emocional es estable, al sector de la población a quien más le llega es al desinformado, al de los valores torcidos o inexistentes, a los chavitos con padres ausentes y/o que no pueden brindarles oportunidades o algo a qué aspirar…
    Hace un tiempo discutía con una compañera sobre el asunto y me hizo ver ese punto. Si bien las piedra al aventarla no le hace nada a la pared, si el muro es de tablarroca, está rajado y mal puesto… Pues el daño va a estar cabrón.

    Muchas gracias por darnos la oportunidad de Leerte, Vick. Los de Máquina son un equipo bien chingón.

  • comentario-avatar
    Rachna Hernandez hace 11 meses

    Ole Vic! Me esta encantando lo que escribes. Gracias, gracias, gracias.
    Eres un chingon.

  • comentario-avatar
    Eduardo Cárdenas hace 11 meses

    Excelente artículo Vick,saludos a todos los de Máquina 501 desde Mérida Yucatán.

  • comentario-avatar
    Aurelio Sánchez Solano hace 11 meses

    Excelente, y si les toca a mis papás o tutores de los niños estar atentos de todo aquello que sus hijos consuman, de ahí parte todo, para que sepan discernir que es lo conveniente. No podemos cuidarlos siempre, pero podemos formar en ellos criterios para que, aunque escuchen regueton, respeten a la mujer y la mujer se de su lugar 

  • comentario-avatar

    Me encantó, tienes la boca llena de razón….

  • comentario-avatar
    Homero hace 11 meses

    Yo como buen novio,si ensalivo completa la parte posterior de mi pareja…..salud y saludos!!

  • comentario-avatar
    Israel Pereyra hace 11 meses

    Excelente nota Vick! Necesitaba leer esto de alguien más para recuperar un poco de fe en que la gente sigue teniendo criterio.

  • comentario-avatar
    Juan Salvador Figueroa hace 11 meses

    Buen tweet. Y pues queti. 😘

  • comentario-avatar

    Buena lectura y reflexion como bien lo expones, cuando nos tocan lo que nos gusta o lo que no y alguien que discrepa con nosotros, nos convertimos en pequeños dictadorcitos, en pequeños hitlercitos tratando de imponer nuestra “verdad” y “libertad”.
    Dos columnas que leo tuyas, dos veces que me llevo reflexion.
    Gracias

  • comentario-avatar
    Sandra hace 11 meses

    Bien dicho, bicho! BRAVO Gab! Para cuando mas cuentos?

  • comentario-avatar
    Pinocho hace 11 meses

    Do I look like a real boy, papa? 

  • comentario-avatar
    Víctor Ramírez hace 11 meses

    Muy interesante reflexión, con final épico, sin embargo es difícil que llegue a las personas que en realidad está dirigido, por qué esas personas no leen y solamente reaccionan a sus instintos febriles, una corta vista y falta de congruencia.

  • comentario-avatar

    Bien dicho… quien quiera leer/escuchar/cantar/decir, ¡que lea/escuche/cante/diga!  Total se llama libertad de elección/expresión!

  • comentario-avatar

    Vick me gusta un montón lo que hace el equipo de máquina. Como dice tu texto hay diferencias entre hablar de cosificar, matar y violar a alguien y sí, también una cosa es que esté en letras y otra que la lleven a cabo. A raíz de ese tuit salieron chicas a contar sus historias referentes a la persona en cuestión y el problema es que vivimos en un país en el que el machismo y los feminicidios son nota de todos los días como ustedes lo han documentado en el Pulso. Pienso que como a nadie nos consta nada lo mejor sería que se investigara, lo que menos necesitamos es un potencial agresor seguido por otros que ven validados comportamientos a través de sus letras y puedan perjudicar la vida de personas. También creo que en la medida de que la sociedad cambie las industrias culturales también lo harán. El género musical no es el problema, discurso de odio los hay en todos si le buscamos un poquito. Si te escribo todo esto es porque considero que son un equipo que puede reflexionar y aportar cosas positivas a todos sus lectores, escuchas y seguidores del Pulso de la República. 

  • comentario-avatar
    Miguel Avendaño hace 11 meses

    Muy buena columna Vick! Me gusta tu manera de ver las cosas y escribirlas. Keep going!

  • comentario-avatar
    Anyway Rivas hace 11 meses

    Que manera de escribir!!!
    Eres asombrosamente acertado y cada artículo que escribes es mejor que el anterior.
    Soy tu fan Vic. 

  • comentario-avatar

    Me parece justo tu texto. Es la 2a vez que te leo y tengo la impresión que tienes una gran capacidad de crítica y de comunicación.

    Saludos.

  • comentario-avatar
    Rosa María hace 11 meses

    Gracias Vick, gran columna, cada día lo haces mejor. Saludos 😘

  • comentario-avatar

    Siguente parada “Minority report”

    Muy buena columna.
    Saludos.

  • comentario-avatar
    Luis Hernández hace 11 meses

    A su maye, no pensé encontrar a alguien que viera las cosas con una perspectiva similar a la mía, espero poder leer un cuento tuyo en algún momento, saludos Vic

  • comentario-avatar
    Karina hace 11 meses

    Aaaah! yo sí quiero leer tus cuentos, publícalos!!!

  • comentario-avatar
    Karina hace 11 meses

    Soy muuuuy tu fan, es más soy tu fan ciega, porque aunque no sepa de qué va tu tuit, le doy like, ya después vi los comentarios en ese tuit del que hablas y estaba a punto de comentar mi postura pero… a mi quién me preguntó?… En esta columna expones super bien el tema y estoy totalmente de acuerdo contigo…y aunque nadie me preguntó en lo que a mi concierne estoy segura de los valores que les dí a mis hijos y ellos sabrán decidir que escuchar, consumir, leer, etc.

  • comentario-avatar
    Jorge Ramírez hace 11 meses

    Columnototota, Sr. Víctor!
    Honestamente, por un momento me sentí tentado por el mame de la censura al idiota ese, pero recordé el coraje que sentí cuando supe que en EUA censuraron “Un día lluvioso en Nueva York” de Woody Allen.

    Censurar siempre será el peor camino, los peores regimenes y las más atroces dictaduras lo hicieron. Y aunque Karl Popper diga que “hay que ser intolerante con los intolerantes”, identificarlos y conocerlos le sirve a la sociedad para construirse incluyendo eso que hoy nos espanta.

  • comentario-avatar
    Cecilia hace 11 meses

    Aaaaay, ya soy tu fan.

    Ayer leí el hilo de la chica que ama Safaera.

    Y mientras leía y me horrorizaba, recordé mi postura (que a casi nadie le importa) ante el suceso de hace unos meses con Mau Nieto. Y con Ricardo O’farril (?).

    En esos dias, lo que llegué a externar al respecto fue: no puedes eliminar al que hace chistes, porque aunque el de los chistes no exista, el enfermo que cree que abusar de otra persona es divertido seguirá creyendo y posiblemente haciéndolo.

    Y por muy difícil que parezca… Eso aplica en este caso. El tipo que escribe canciones llenas de violencia y odio a las mujeres (o a una mujer?) esta en su derecho de expresarse y no puedes eliminarlo de la faz del internet.
    Los seguidores? Esos son más peligrosos y que dejen de tener ese contenido a la mano no implica que sus ideas cambien. Y de ahí a cometer un delito tal vez ni están tan lejos… O tal vez no. Tal vez nunca comentan un delito, quién sabe.

    La libertad de expresión es un tema truculento…

    Ya te voy a leer más seguido (manita arriba)

  • comentario-avatar

    Eres mi putísimo padre.

  • comentario-avatar

    Como siempre me encanta. Por cierto me acordé de una serie, boba (o no) llamada “Dinosaurios” donde en un capítulo el gobierno acaba por querer dictar el tipo de educación que deben dar a sus hijos,todo por no ser responsables cada uno en su núcleo familiar, por exigir del gobierno lo que debemos absorber como personas y como padres, en su caso.
    Gracias Vic.

  • comentario-avatar
    Carlos Raúl René hace 11 meses

    En realidad todo se reduce al mismo pedo que estamos viviendo en esta generación: Si a alguien no le gusta algo y se queja hay que compensarlo aunque no tenga razón. No hay firmeza en las reglas o políticas estipuladas, y si pinches milenials lloran por qué están ofendidos o porque les quitaron su canción, pues ya con eso basta para doblegar a Spotify, hacer que te la regresen y encima repartir la bronca con un tercero que ni al caso (porque a la milenial esa no le cupo y la repartió). Todos se quejan de todo, y todos quieren tener la razón. Seguimos llenos de gente pendeja, y con sociedades sin valores. Por cierto si alguna chica me lee, estoy soltero y con tal de salir de este estado les lamo lo que quieran =)

  • comentario-avatar
    Bernie hace 11 meses

    Muy bueno Mi Vick, nada mas que agregar. Solo Un “Tu Muy Bien”. Ahora si que cada quien sabe quien o a quien le mamá el culo. Salu2 y ya sabe cuando guste jaalooo. Jejejeje.

  • comentario-avatar
    Brii García hace 11 meses

    Totalmente de acuerdo! ¡No lo pudiste decir mejor!

  • comentario-avatar
    Sergio hace 11 meses

    Excelente, Saludos 😎

  • comentario-avatar
    Mazzio hace 11 meses

    Has expresado de la manera más clara posible esa idea que también andaba rumiando desde hace raro. Mil gracias Vic. Espero se encuentren de lo mejor. Saludos.

    • comentario-avatar

      Cómo siempre tiene usted toda la boca llena de razón. Te amo Vick

      • comentario-avatar

        Me encantas un mega montón.
        Concuerdo y confirmo 🤭. Y tengo que reconocer que amo decirle a la gente que hacer, pero me controlo 🤣.
        Y me encantaría leer esos cuentos

  • comentario-avatar
    Rangel hace 11 meses

    Gran columna y sí, ni idea de quién era el personaje hasta que los “famocearon”. En la película The voices recuerdo que el personaje interpretado por Ryan Reynolds le dice a su psicóloga que llevaba a cabo sus acciones por haberlas pensado y ella le respondía que pensarlo no significaba que debía llevarlas a cabo, que había una diferencia y no se trata de decir “ah, entonces normalizas que haya gente que tenga esas ideas en la cabeza”; pues no, pero hasta ese contenido puede servir para identificar que no se esta solo con respecto a ciertas ideas y quién sabe, tal vez hasta como una forma o un trampolín desde el cual darse cuenta que se necesita pedir ayuda.

    En fin, no estoy seguro de haber llegado a un punto.