Mi Encuentro Conmigo

Mi Encuentro Conmigo

En el año 2000, mientras disfrutábamos que no se hubieran hecho realidad los augurios de fin de siglo, que si se acaba el mundo (otra vez) o que si el “y2k” mandaría a la civilización directito a la chingada como nos lo anunciaban amistosamente Tyler Durden y el agente Smith; a Disney siendo Disney se le ocurrió que sería una gran idea comenzar el nuevo siglo llenándonos de optimismo y qué mejor manera que  lograrlo sino trayendo nada menos y nada más que al más grande héroe de acción de todos los pinches tiempos, a John McClane, Korben Dallas, bueno a Harry Stamper pues, al  wey que explotó un asteroide nomas para que años después su yerno Ben Afleck se convirtiera en el Batman más chingón de este pinche mundo. El único e inigualable “No se necesita estar bien pinche mamado para ser un héroe”, Mr. Bruce Willis, quien dejó atrás aventuras épicas para estelarizar su película veraniega de ese año, THE KID, donde, a diferencia de lo que se podría esperar, Bruce Willis interpreta a un exitoso consultor de imagen que responde al nombre de Russ Duritz, que está entrando a la cuarta década de su vida, cuando, por azares del destino (porque así suceden las cosas en las películas de Disney) ve de pronto como su vida acomodada y sin compromisos se va al caño tras la llegada de un niño regordete y miedoso que responde al nombre de Russ y… ¡Oh sorpresa! ¡Resulta que ese chavillo es el mismo Bruce Willis pero de niño! Sí, ya sé que a nadie le sorprende esa revelación sobre todo cuando en México se tuvo la gran idea de titular esa película con el nombre de “MI ENCUENTRO CONMIGO”. En fin que el filme es básicamente el viaje de bruce Willis para recordar quién es él en esencia y casarse, tener hijos, un perro y ya… ¿que esperaban?, Es una película DISNEY.

FUENTE: GOOGLE IMAGES

Resulta que en el año 2000 yo estaba a punto de llegar a los 30 años y estaba en busca de encontrarle un sentido a mi vida que para ese entonces había perdido ¡imagínense ustedes! Buscaba señales en cualquier lugar, quería empezar el nuevo siglo con algo de esperanza y entonces me encuentro con esta película simplona y cursi en la que de pronto un niño le pregunta a su yo adulto si cuando llegue a su edad habría logrado hacer realidad sus sueños, la respuesta a cada uno de las preguntas del chamaco fue un rotundo no de Bruce Willis…

Entonces me pegó. Ahí estaba yo, todo deprimido y derrotado en una vida que se la estaba llevando el carajo y muy pero muy lejos de siquiera empezar a escalar la montaña que me llevaría a tocar la cima que alguna vez mi yo de niño soñó.

Y entonces me di a la tarea de recoger poco a poco los pedacitos de lo que quedaba de mí. Cerré con mucho dolor capítulos importantísimos de mi vida, tomé las a riendas de mi existencia y básicamente le hice caso a Morpheus y me chingué la pastilla roja de un trago y sin agua. 

Dar ese salto al vacío fue el momento de más incertidumbre y terror que experimenté, imagínense que se pasan casi una década construyendo un edificio, así con sus cimientos y sus colados y luego le pusieron unas ventanas bonitas, sus puertas de madera, le ponen muebles todos fifí, le hacen una fachada toda elegante y ya que está terminado según tú te metes a vivir al penthouse que obvio va a estar súper chido y nunca vas a querer salir de ahí porque es justo lo tú creíste que te haría feliz, entonces abres la puerta y sientes una soledad horrible en lugar de la felicidad que creíste que debías experimentar al haber construido lo que todos te dijeron que tendrías que hacer, te das cuenta que no perteneces a ese lugar y que ni siquiera te gusta la arquitectura del lugar; así de pronto te das cuenta que tienes dos caminos, acomodar tus tiliches en el armario de ese lugar, total ya está amueblado y hasta tiene cablevisión y resignarte entonces a vivir en una casa medio bonita pero sumido en la depresión preguntándote por el resto de tus días qué habría pasado si por una ocasión te hubieras armado de valor y en un momento de sensatez renunciar a todo aquello o justo eso, agarrarte los tanates y salir corriendo de esa existencia gris sin mirar atrás, sin recular y cortando de tajo todos los lazos que habías forjado por años.

Imagínense que de un día para otro desaparece todo lo que ustedes conocen como vida, su casa, su barrio, sus amigos, sus anhelos, sus planes, todo. Y lo hacen sin saber si esa decisión los va a llevar a un lugar mejor o simplemente estás firmando tu sentencia de muerte, pero que esa es la ÚNICA manera de por lo menos de volver a tener la remota posibilidad de soñar de nuevo con que puedes ser feliz.

Créame usted amable y paciente lector de estas líneas, es una decisión que acojona pero que hay que tomar y cuando se hace duele mucho…. cala hasta la médula.

Así que mientras intentaba encontrar un tema chingón sobre el cual escribir en esta columna, recordé esa tarde de hace 20 años, cuando salí de un cine al sur de la ciudad de México después de haber sido testigo de como mi héroe de acción favorito se convertía en un personaje cursi de DISNEY, y con todo lo empalagoso de aquel momento no pude evitar pensar qué pasaría si en ese momento Humbertito niño se me apareciera y me preguntara si habíamos ya logrado convertirnos en el hombre que soñábamos ser y con tristeza descubrí que mi respuesta hubiera sido un rotundo NO. 

Ese día comenzó MI vida.

Y el viaje que emprendí no fue fácil, ya sabía  que escalar esa montaña no sería sencillo. En ese camino hubo muchos descalabros y sinsabores, muchas derrotas calladas y días oscuros, muchas lágrimas que nadie me vio llorar, pero también hubo muchísimos días soleados y encontré nuevos amigos en lugares inesperados, sonrisas que me reconfortaron y abrazos que me reanimaron y en ese camino encontré el amor verdadero e incondicional pero sobre todas las cosas, me encontré a mí.

Hoy,  a unos meses de cumplir 50 años me hago de nuevo la pregunta: Si en este momento me encontrara con un Beto de 13 años, ese que se pasó días diseñando y dibujando su traje de superhéroe y que estudiaba biología (aunque le cagara) porque creía que convirtiéndose en científico podría encontrar la manera de hacerse con superpoderes, que pasaría si ese niño que religiosamente se plantaba cada miércoles en el puesto de periódicos para comprar su cuento favorito me preguntara:

FUENTE: GOOGLE IMAGES

-¿qué ha sido de nuestros sueños? ¿Lo logramos?

 Y yo con una sonrisa le diría:

-Si Beto, lo logramos. Tenemos una familia hermosa, una linda casa así como nos la imaginamos con un jardín grande con árboles que dan frutas y no solo tenemos un perro sino tres, y hemos tenido la oportunidad de viajar a otros países y hasta conocemos gente famosa…. 

Él siendo un niño, me interrumpiría y me  apresuraría a que terminara mi frase.

– Qué bien, qué bien, pero lo otro ¿lo logramos?
– ¿Lo otro?
– Sí, lo OTRO. Ya sabes a que me refiero.

-…Sí Beto, lo logramos.
Somos el dibujante del Hombre Araña.

Publicación Más Reciente
Publicación Más Antigua

COMENTARIOS

Wordpress: 33
  • comentario-avatar
    Marcela Dominguez hace 10 meses

    Que barbaro Humberto, tengo las de cocodrilo, que bonitoooooooo.

  • comentario-avatar
    Laura Espinosa hace 11 meses

    Conmovedor relato y muy motivante. Gracias por compartirlo.

  • comentario-avatar
    Javier C. hace 11 meses

    No pinches mames…. hoy si chille

  • comentario-avatar
    Diana Zamble hace 12 meses

    Me encantó el cierre, fue perfecto para una columna de está índole.

    Un gran abrazo

  • comentario-avatar
    Pamela Gutiérrez hace 12 meses

    Hermoso, gracias por compartir.

  • comentario-avatar
    Karina hace 12 meses

    Que bello!!!!

  • comentario-avatar
    Miguel Angel Ramos hace 12 meses

    Señor Ramos gracias por compartir con nosotros estás experiencias, seguro nos motivarán a más de uno. Otra columna que me hace llorar, ya parezco riky contando que su mamá subía su moto a la camioneta.

  • comentario-avatar
    Carmen hace 12 meses

    Hermosa reflexión de vida! Se me salieron las lagrimas! Gracias por compartir.

  • comentario-avatar
    Evolet hace 12 meses

    Me gusto mucho, gracias por compartir

  • comentario-avatar
    Miriam hace 12 meses

    Me gusto mucho, gracias por compartir

  • comentario-avatar

    Muchas gracias Humberto. El 23 cumplí los 40… he pasado años duros pero las cosas se están mejorando. Gracias por este artículo. Saludos

  • comentario-avatar
    Sara N hace 12 meses

    Tengo 30 años y leerte me ha hecho llorar. A ratos no me siento muy segura de nada y me da miedo no ser la versión de mi misma que haría sentir orgullosa a mi yo de 13 años (aunque no todo es miedo, algunas cosas sí que me han salido bien). Me hace faliz pensar que si me enfuerzo y soy honesta conmigo, en 20 años me pase como a ti y pueda afirmar que las cosas me salieron bien :)))

  • comentario-avatar

    Beto, muchas gracias. Justo hoy me encuentro en ese momento, y si, da mucho terror que no me había dado cuenta, y como dices, no es dejarlo, sino el terror de la incertidumbre… Muchas gracias por compartirlo, deberías seguir escribiendo al respecto.

  • comentario-avatar
    Paloma hace 12 meses

    Wow!! Que final!!!

  • comentario-avatar
    Jorge Rúa hace 12 meses

    Que es este líquido que sale a torrentes de mis ojos… Muchas gracias, estas palabras me llegan justo en un momento similar, en que tengo que tomar el camino que me llevará hacia el lugar donde podré decirle a Jorgito que si lo logramos

  • comentario-avatar
    Doug Chiquillo hace 12 meses

    Gracias Ramos, con orgullo me sumo lo logré, no dibujo, ni conozco famosos pero, ya comencé a subir la montaña y soy feliz recorriendo el camino al lado de mi compañera de vida y nuestros 8 perritos. Si son 8 no es mame.

  • comentario-avatar
    Martha hace 12 meses

    Que bellas palabras, gracias x escribir y describir como se siente el tiempo y la persona, me encantó, a seguir luchando 🙌😇🍀🌼🌻🍸

  • comentario-avatar

    Ni termine de ver cinerds por venir a leerte. Gracias por pasarte 2 semanas escribiendo tu columna, créeme, valió la pena.

  • comentario-avatar
    Gabriela Moreno hace 12 meses

    Que hermosa columna, me hiciste llorar.
    Muchas felicidades a ese niño que no se dió por vencido.
    Un abrazo y gracias por compartir.

  • comentario-avatar

    A su madre!!!

    Que genial columna.

  • comentario-avatar
    Alpha Martinez-Suarez hace 12 meses

    Au Humberto que columna tan más acertada. Con decirte que nosotros hace 5 años adoptamos un perrito por que la idea de ser losers a los ojos de nuestros niños de 10 años pues ya no iba (referencia de la peli, no se me echen encima la banda no perrera o perrera). 20 años de haber hecho esa decisión con mi Inge adorado, de vivir en tierras lejanas, extrañas -ahora ya no tanto- y aquí de verdad que precisamente ayer estábamos buscando la peli para que la vean nuestros -ya ahora- teenagers para que entiendan la referencia de cada vez que sus Papás dicen “ya tenemos un perrito, ya no somos losers” y así. Kuddos to you and your lovely and awesome inspirational-worthy job, you are legend!!

  • comentario-avatar
    Daniel Aguilar hace 12 meses

    Gracias necesitaba y me hacia falta leer esto.

  • comentario-avatar

    Gran columna, que chingon!

  • comentario-avatar

    ¡Gracias por compartir tu historia! 

  • comentario-avatar
    Selene hace 12 meses

    Hola, siempre leo las columnas de maquina, pero esta vez quise que también la leyera mi hijo de 13 años, ya que él dibuja y se avergüenza de que la gente sepa que le gusta dibujar, le encantan los superhéroes y el anime, así que al terminar de leer el su columna volteó y me dió una gran sonrisa, quedó maravillado

  • comentario-avatar
    Rangel hace 12 meses

    Señor Humberto Ramos, deje le digo que el líquido que inunda mis ojos en éstos momentos son unas muy sinceras lágrimas. Que pinche bonita y chingona columna, señor Ramos y chingadamadre, ya no llore porque ¡Usted esta llorando! ¡Yo no estoy llorando!

  • comentario-avatar
    Stephanie hace 12 meses

    Todos los días vengo a leer los artículos, y esperaba con ansias tu columna.
    ¡Que maravilla!
    Lagrimas bonitas en todos.
    Felicidades Humberto!

  • comentario-avatar

    Y muy posiblemente, la realidad superó esos sueños de niñes… Que felicidad!!👏🏻👏🏻👏🏻

    • comentario-avatar
      Daniel silva hace 12 meses

      Que buena reflexión sobre la vida… y el como siempre voltear a vernos al interior … pero sobretodo el dar ese paso para alcanzar lo que un día soñamos…enhorabuena sr ramos..

  • comentario-avatar
    Julia Casanova hace 12 meses

    Felicidades! Y gracias por compartir.

  • comentario-avatar
    Claudia hace 12 meses

    Que maravilla, poder responderles tú niño:
    Sii!!!
    Felicidades!!!

    Y no, no es una lagrimilla, es recordar una película cursi de Disney, que se me metió en los ojos.

  • comentario-avatar

    Graan post,

    En verdad me transportó,

    Felicidades!

  • comentario-avatar

    Me sacaste una lágrimilla, pero de esas, de las sentidas, de las chingonas!!