Santa Claus esta Navidad quiero… Gab

Santa Claus esta Navidad quiero… Gab

CARTA A LOS REYES

Los editores de El Diario de La República nos pidieron una carta a Santa Claus para estas fechas navideñas. Seguro creen que como estamos encerrados nos la pasamos perdiendo el tiempo y rascándonos las gónadas (Cosa que seguro ellos están haciendo después de pedir pendejadas y esperar que otros las hagan para tener qué publicar).

Pero ni modo. Uno es un esclavo con la mala costumbre de comer y aquí estamos.

Me partí la cabeza pensando qué le pediría a Los Reyes Magos… ¡AAAAAAH! Porque yo soy chilango. Yo no le pido a Santoclós ni la hora. Para nosotros los chilangos, los reinos de Santoclós solo abarcan la Alameda Central (Donde te puedes sacar fotos con él) y los comerciales de Coca-Cola (Las aguas negras del imperialismo yanqui, diría Rodrigo González).

Los niños mexicanos culitersos, de buena cuna y temerosos de Dios, solo aceptamos regalos de Los Santosrreyes. Además de que son tres y te toca de a un regalo por reymago en vez de uno de el Santoclós. (Uno es niño pero no pendejo).

Pero como diría el Padre Masiel: Ya me desvié. Les decía, partíame la cabeça (Cabecihna do nascimento) pensando en qué pedirles, pero la neta de la corneta es que no se me ocurrió nada.

Afortunadamente tuve una niñez bien chida y plena. Mi casa (que es su casa) nunca fue una casa de varo, pero siempre tuvimos lo que quisimos. Desde su lightsaber verde para el meco que se sentía Skywalker (Use The Force, Luke) hasta guitarras eléctricas con distor para hacerle al Chamín Correa (con distor). Pasando por bicicletas, patines, Transformers y He-Manes (Javier He-manes Espriú).

Siempre quise (y nunca tuve) una Scalextric (una autopista de carritos) pero nunca la pedí porque había que priorizar. Porque eso sí, si querías regalos tenías que hacer cartita. Y si no lo ponías en la cartita, pos los Reyes qué iban a adivinar (Al que no habla, dios no lo oye. Muchachito pendejo)

Así que en vez de carta, mejor les hice un PlayList para escuchar en estas épocas. Ya se la sabanas, Ocho cantaditas navideñas con sabor a ponche de tejocote con manzana, guayaba, canelita y caña. La última es El Brindis del Bohemio para que se la aprendan y sean la envidia de las abuelas en la cena de Año Nuevo:

-¡Mijito! ¡A poco te aprendiste todo El Brindis!

-¡Agüevo, agüe, agüevo!

-Ten. Tu regalo de premio.

-¿Nomás uno? Mejor se la hubiera recitado a Los Reyes. Esos son tres.

8-TRACK LA ESPANTA-GRINCH

https://open.spotify.com/playlist/3dDpBdAAZq85wq3bNu5hS6?si=l8_wrGkpR0qkxUwtdNMcdg

Publicación Más Reciente
Publicación Más Antigua

COMENTARIOS

Wordpress: 6
  • comentario-avatar
    Carmen hace 7 meses

    El gran Gab y su costumbre de comer, ¡ya me antojó!

  • comentario-avatar

    Me has conmovido, los chilangos le somos fieles a los reyes magos.

  • comentario-avatar
    Patry hace 7 meses

    Acá pal norte los reyes magos traen dinero, equivalente a oro, mirra e incienso, y el santaclaus trae juguetes. Pero uno tenía que tener contento al niño Jesús antes que nada que era quien daba el VoBo para que los antes mencionados se acordarán de uno.

  • comentario-avatar
    José Guarneros hace 7 meses

    Eres increíble

  • comentario-avatar
    Carmen Briseño hace 7 meses

    El Gab y su costumbre de antojar comida! Es lo chido de D.F. si si si.
    Salió listo el niño cómo no! jajajajaja

  • comentario-avatar
    Mariana hace 7 meses

    Esa mala costumbre de comer!!!. Yo también soy clienta de los reyes magos. Te mando un abrazo. Postdata: El brindis del bohemio dura mucho.