Santa Claus esta Navidad quiero…. Samantha

Santa Claus esta Navidad quiero…. Samantha

Querido Santa:

Esta navidad me porte muy bien (bueno con tantos meses encerrada tampoco es como que me dejaste muchas opciones) así que como también me dejaste sin trabajo y sin dinero me veo en la necesidad de poder ser un poco más exigente con mi regalo…

Este año tenía grandes planes. Estaba trabajando en una gran serie con la cuál iba a obtener lo suficiente para que al terminar me iría a japón o a un paseo por Europa. Me encantaba el vivir sola en un lindo departamento, el que me hacía sentir que todo iba por buen camino. Un gran grupo de amigos con los cuales tenía muchas aventuras, sobre todo los fines de semana que me encantaba salir a algún restaurante, probablemente al antro después, mi mezcal favorito, un poco de ligue (porque sigo en la búsqueda del amor). O planear un viaje de fin de semana, una playa o algo donde poder relajarme y pasarla bien.

Y aunque veníamos viendo en las noticias que se acercaba lo inminente, por alguna extraña razón estábamos confiados que a nosotros no nos iba a llegar, y que podía seguir aumentando planes a mi lista.

De repente, empezó a llegarme un pequeño golpe de realidad. Pararon la serie en la que estaba trabajando…15 días creíamos… así que hasta los disfruté, porque sentía que eran vacaciones adelantadas.

Pero las noticias seguían, y comenzaban más casos en México. Y empecé a creer más en las noticias que en las teorías de conspiración (Que realmente eran más divertidas) y el miedo de lo inevitable me invadió. Así que, de un día a otro, decidí que lo mejor era dejar mi departamento y regresarme a casa de mis padres. Estaba sin trabajo, sin casa, sin mis amigos de la gran ciudad, sin salir….

Y así pasaron los meses y todo iba empeorando, ahora cada vez nos tocaba escuchar de cómo esta pandemia iba llegando y tomando por sorpresa ya no sólo a los mayores, sino a las personas más allegadas, sin importar su sexo, edad, condición médica….

Y ahí, en medio del encierro y del caos, me di cuenta que en realidad tenía todo lo que podría desear y más. Poder tener a donde regresar, pasar mucho tiempo con mi familia (que cada vez espaciaba más las visitas), descubrir nuevas pasiones y retos (pasar horas feliz en la cocina y poder volverme la loca de las plantas) y perder el miedo a volver a iniciar de cero. Aprendí lo pequeños
que podemos ser, pero con la fuerza necesaria para sobrellevar los problemas y la importancia de disfrutar más el ahora. De ser sumamente afortunada de tener comida todos los días en la mesa y poder estar “encerrada”. De lo privilegiada que soy, y que desgraciadamente muy pocas personas comparten esta realidad.

Así que este año dejaré que el regalo que tenías para mí (que dada las circunstancias estoy segura que iban a ser muchos o uno muy grande) se lo des a alguien más. De mi parte, trataré de ayudar a aquellos que no están en las mismas condiciones que yo. El único que seguirá pendiente es el del novio, pero creo que en ese tendré que mejor pedirlo a San Antonio.

Publicación Más Reciente
Publicación Más Antigua

COMENTARIOS

Wordpress: 4
  • comentario-avatar
    Carmen Pliego hace 7 meses

    Sam gran lección nos das con ese duro golpe de realidad que te abofeteó sin previo aviso. Qué bueno que tienes a dónde correr cuando todo va mal. ¡Eres una gran mujer! ¡Ánimo y adelante!

  • comentario-avatar
    Olga Espinosa hace 7 meses

    Así es algunos somos tan afortunados por que tenemos salud y nuestras familias completas en estos días de tanta desolación en tantos hogares. Seamos felices con lo que tenemos.

  • comentario-avatar
    Carmen Briseño hace 7 meses

    Lo bueno es que disfrutaste a tu familia, cocinar y a las plantitas! ☺️

  • comentario-avatar
    Marlene Rodríguez hace 7 meses

    Samantha, tienes el regalo mas grande… A tus padres y hermano con salud y un hogar amoroso, te deseo lo mejor y que además de tener salud el próximo año logres concretar todos tus proyectos. Saludos desde Monterrey.