¿Te Puedo Abrazar?

¿Te Puedo Abrazar?

Son tiempos diferentes dijo alguien. Son épocas difíciles y aún no podemos dimensionar lo mucho o poco que vamos a cambiar cuando esto termine (quiero pensar que va a terminar pronto).

¿Cómo nos vamos a saludar cuando nos veamos? ¿Cómo nos vamos a despedir la próxima vez que tengamos que hacerlo si ya sabemos que puede tardar mucho, mucho tiempo en que nos podamos ver de nuevo? En que nos podamos abrazar de nuevo.

Los norteños somos muy amigueros. Somos leales como perros pero sentidos y orgullosos como los gatos. Y sobre todo, por naturaleza, los norteños somos abrazones. -Hola te presento a… *abrazo*. -Wey, este es mi comp… *abrazo* -Oye ¿tú eres el que sale en…? *Chingue su madre, abráceme, joto*.

Si son del “norti” saben perfectamente de lo que estoy hablando. Para mí fue un shock llegar, como ratoncito de pueblo, a la capital, cargando mi costalito de cebollas, mis carteritas de huevo Ochoa y mi sombrero arriscado solo para descubrir que aquí la gente no te contesta ni el “buenas tardes”. “Pinches chilangos mamones”, – pensé, mucho “provecho” cuando estás tragando y pasan enseguida pero no se les vaya a secar el hocico por un “buenos días, gordo pendejo”.

Pero te acostumbras. Lo entiendes. No es por mala educación. Es una vida más solitaria. Es una vida en putiza que no existe en provincia. Las familias no se esperan a una hora del día para comer juntos. Los vecinos de tu edificio cambian cada mes. Si abrazas a Fernández Noroña vas a terminar oliendo a pipí. Cosas así.

Llegas a un punto en que solo abrazas a alguien en su cumpleaños. Pero, ¿quién lo habría pensado? En estos tiempos difíciles, ya tampoco podemos.

Mis amigos cumplieron años y nos felicitamos virtualmente, celebramos por internet y nos abrazamos en Zoom. Y eso me hizo recordar y pensar en que los norteños, los de antes, los más norteños, los norteños “primigenios” de mi familia, no se abrazaban tanto.

Mi papá murió con Alzheimer hace dos años. Norteño todo él. De Durango, pero no sólo de Durango, de Francisco I. Madero, Durango. Ni se molesten, sigue siendo un pueblititito olvidado de la mano de Dios.

Y mi papá no abrazaba. Por lo menos no abrazaba a sus hijos. Y estaba bien. Porque nos amaba. Y porque hay muchas formas de abrazar y muchas formas de querer a la gente. Pero bastó que le empezaran a caer los nietos para cambiar eso. Para hacerlo reír de otra forma. Para hacer que sus ojos azulotes de menonita tatemado brillaran de manera diferente cuando los veía, wey, cuando los abrazaba. Y estaba bien. Estaba muy bien.

Cuando papá enfermó todo empezó a ser diferente. Como ahorita. Los tiempos se volvieron difíciles. Sobre todo para mi mamá. Y papá se empezó a convertir en otra persona.

El Alzheimer es lento como la quincena pero duro como dulce de chiclera. Pero a diferencia de un chicle duro, no cae de golpe. Empieza dejándose ver poco a poco. Empieza llevándose los nombres de los amigos pero termina llevándose los de tus nietos, los de tus hijos, los de tus hermanos, el de tu esposa. Ni pedo. Así es.

Termina llevándose tus cosas. Tu sed. Tu hambre. Hasta que te lleva completito. El Alzheimer es un culero, se tenía que decir.

Lo más difícil era cuando papá se daba cuenta. Cuando me veía y sabía que yo era su hijo, que vivía en “El De-Efe”, que tenía una familia y que estaba visitándolo pero no se acordaba de los nombres de sus nietos. ”¿Cómo están…” -decía, y pausaba. “Bien, pá,”, -tenía que adelantarme, “Gordito” y “Flaquita” están muy bien, te mandan muchos abrazos”. Y él se sonreía.

Y yo sabía que el día iba a llegar. Yo sabía que habría un día en que no recordaría quién era yo. Y el día llegó. Y esos otros días más difíciles llegaron.

La última vez que vi a papá, él ya era otra persona. Era otro norteño. Era un hombre que creía que tenía 20 años pero habitaba el cuerpo de un viejecito de 80. Ya no podía exigirle que recordara quién era yo porque él ni siquiera recordaba quién era él. 

Dicen que tu vida entera pasa por tus ojos cuando estás muriendo. Creo que ese es un privilegio que la gente que muere con Alzheimer no tiene.

Luego de una de mis visitas a Chihuahua, cuando me iba a despedir de él le pedí permiso para abrazarlo. “¿Te puedo abrazar” -le pregunté. Él se me quedó viendo raro y sonrió, pícaro, con la mitad de su boca. Su quijada echada hacia el frente, de viejito, sin su prótesis dental. Su cara redonda y arrugadita que poco a poco volvió a su color original a falta de las asoleadas chihuahuenses por el encierro obligado. Sus ojos azules, “sí, muy pinche bonitos pero que no te sirven de nada, pá, te salieron defectuosos”, -le dije en una ocasión. Tuve que repetir la pregunta: “¿Te puedo abrazar?”. “¿Es mi cumpleaños?” -contestó. “Sí, le dije, es tu cumpleaños” -mentí. Y lo abracé. Y me abrazó. Y le dije: “Feliz Cumpleaños”. Y traté de prolongar ese abrazo lo más que pude porque ese viejo cabrón me debía un chingo de abrazos. Pero duró lo que tenía que durar. Y, sabiéndolo pero sin querer aceptarlo, supe que iba a ser el último abrazo que nos íbamos a dar. “¿Y mi pastel?” -me preguntó cuando nos separamos. Y quiero pensar que en ese momento sabía que no era su cumpleaños porque de inmediato se rió, y los dos nos reímos. 

Pero hoy son tiempos diferentes. Son días difíciles en que todos, no nada más los norteños, no sabemos cuándo nos vamos a poder abrazar de nuevo. En que vamos a tener que cambiar porque muchas cosas necesariamente van a cambiar. 

Y cuando podamos salir como antes. Cuando podamos celebrar juntos otra vez. Cuando podamos felicitarnos por nuestros cumpleaños y comer pastel y nos tengamos que despedir, no hay que olvidarnos de la vez en que no supimos que íbamos a tardar mucho en poder hacerlo de nuevo. Ya no hay que quedarnos a deber tantos pinches abrazos.

Gracias por leer.

COMENTARIOS

Wordpress: 209
  • comentario-avatar

    Gracias por tus palabras

  • comentario-avatar
    Claudia hace 3 meses

    Gracias por compartir esta historia tan tuya Vic. De por sí traigo un nudo atorado en la garganta por no poder abrazar a mi madre que ya es una persona mayor y que con esta situación me da coraje no poder estar con ella en estos momentos que aún la tengo… Te mando un gran abrazo y aunque yo soy de esta ciudad, yo si soy alguien que aún da los buenos días aunque no me contesten.

  • comentario-avatar
    Cristina Vega hace 3 meses

    Ps no uno sino muchos abrazos Vic. 😁

  • comentario-avatar
    Esvin González hace 3 meses

    Pinche Víctor, me dieron ganas de abrazarte compa. Me sacaste las lágrimas que tenía atoradas desde hace semanas.

  • comentario-avatar
    Patricia Vazquez hace 3 meses

    Sr Víctor , me gusta mucho sus  sentimiento  y su forma de expresarlos. Muchas felicidades y 10 fuertes abrazos 🤗 gracias 

  • comentario-avatar
    Patricia hace 3 meses

    Sr Víctor , me gusta mucho sus  sentimiento  y su forma de expresarlos. Muchas felicidades y 10 fuertes abrazos 🤗 gracias 

  • comentario-avatar
    Juan Quevedo hace 3 meses

    Señor una joya, gracias por compartir algo tan personal.

    • comentario-avatar
      G Wendy hace 2 meses

      Una vez más Vic, “me quito el sombrero”. Me sacaste una lagrimita y muy sinceramente lo menciono, con un tono 0% (cero por ciento) sarcástico.
      Este comentario lo escribo en pleno mes de julio y yo como muchos no vemos la hora de volver a abrazar sin miedo.
      Gracias por compartir tu historia.

  • comentario-avatar

    Vic lo viví igual que Tú, mi papá de Mexicali. Me sacaste las de cocodrilo a ratos no podía ni leer.

    Lo único que puedo decirte es que ese segundo Papá que tuviste seguramente es el que siempre fue, pero, lo enseñaron a Ser así.
    Para Miny mis hermanos fue una bendición haber tenido la oportunidad de conocer y disfrutar también su última versión.
    Gracias gracias gracias

  • comentario-avatar
    Manuel F hace 4 meses

    Me tendré que robar tu frase de que los norteños somos fieles como perros y sentidos como gatos. Es neta, ni para dónde hacerse. 

  • comentario-avatar
    Chelis Arciga hace 4 meses

    😘 Gracias 

  • comentario-avatar

    Qué bonito escribes, lo imaginé totalmente, y me llega muy fuerte; porque mi padre igual es de Durango (Santiago Papasquiaro, más pueblititito todavía), y hemos pasado por un padecimiento igual de incapacitante que el Alzheimer; en fin, no sé si sea el estrés del encierro, o todo junto, pero me hiciste llorar bonito, muchas gracias Vic.

  • comentario-avatar
    Alejandra Hernandez hace 4 meses

    Excelente historia tio
    Te quiero!♡

  • comentario-avatar
    Adriana hace 5 meses

    Hermosa y triste historia. Me encantaría darte un abrazo.

  • comentario-avatar

    Buscando algo bueno para relajar el home office, me tope con tus palabras… gracias! me llego al corazón ♥

  • comentario-avatar
    Carolina hace 5 meses

    Soy argentina, aquí nos saludamos con abrazo, no importa que te hayas visto hace dos días, te abrazas, ya vi dos veces a gente chocandose el vodo, a modo de saludo, y se me estruja el corazón esperando poder abrazar a mí gente, me gustó mucho tu texto

  • comentario-avatar
    Calixto hace 5 meses

    Muchas gracias …. Muchas gracias. Me hiciste llorar y sólo me queda decir que tú escrito me llego al corazón 

  • comentario-avatar

    ¡Ay, que bonito! 😪 A mi me encanta abrazar a todos los que amo, familia y amigos, tampoco abrazo a cualquiera, pero me encanta apachurarlos y así 😅 igual he pensado mucho que va a pasar conmigo cuando esto pase… Ojalá podamos volver a hacerlo.

    Hermosa y triste la historia de tu papi, por eso debemos abrazar a nuestros seres queridos todo lo que se pueda 🤗🤗🤗🤗🤗

    Abrazos Vic 🤗

  • comentario-avatar
    Francisco Garcia hace 5 meses

    Me quito el sombrero,
    De por sí llorón…

    Gracias Vic.

  • comentario-avatar
    Brisa del Mar hace 5 meses

    ¡Me encantó!
    Gracias 🙏

  • comentario-avatar
    NickMick hace 5 meses

    Estoy chillando como vieja cabróooon yo tan macho pero ni pex no me aguanté.

  • comentario-avatar
    Brenda hace 5 meses

    Gracias por hacerme llorar!! 🥺
    Neta que bonito artículo 

  • comentario-avatar
    Miriam hace 5 meses

    Te mamaste, chingo de años aguantando las lágrimas y tú vienes y las sacas!
    Un abrazo

  • comentario-avatar
    Rafael Esteban hace 5 meses

    Palabras duras, suavizadas con recuerdos, un muy buen articulo como pocos con los que uno se emociona y recuerda, nunca dejes de escribir este tipo de cosas Vic. saludos!!! 

  • comentario-avatar
    Alejandro hace 5 meses

    que réconfortante leer tu columna, que chingon que mandes nudes en estas palabras

  • comentario-avatar
    LorenaO hace 5 meses

    Me sacaste las lagrimas pinche Vic, te la rifaste con este artículo. Te mando un abrazo, aunque sea virtual.

  • comentario-avatar
    Gabriela Solis hace 5 meses

    Casi lloro y digo casi porque me estoy aguantando. Mi papá es de un pueblito de Durango y yo la hija mayor que se vino a hacer su vida en la ciudad que siempre ha amado pero que ahora extraña sus historias y sus abrazos. Gracias querido Vic.

  • comentario-avatar
    Rosy Franco hace 5 meses

    Ay Vic, siempre has sido de mis favoritos de Máquina 501 y hoy más! Desde que empezó esto no había llorado y me tienes inundada en lágrimas, desde hace año y medio mi familia está en esos “días malos”, no por Alzheimer pero si por varios infartos cerebrales que poco a poco se han llevado todo lo que mi papá era, la peor parte la están llevando mi mami y mi hermano porque yo estoy lejos y muero por ir a abrazarlos a todos, solo espero poder darle un último abrazo a él también.

  • comentario-avatar
    Raquel hace 5 meses

    Me encantó! Y lloré lo acepto. Felicidades. Los amo. Exitos y mucha salud para todos.

  • comentario-avatar
    Carolina hace 5 meses

    Me hiciste llorar. Acabo de perder a la hermana menor de mi mamá; también murió mi padre hace casi cuatro años y mi abuela unos meses antes que mi padre. Es difícil ya no poder abrazarlos, pero me queda la fortuna que aún en este encierro me queda mi madre y mi hermana a quién sí puedo abrazar, sólo faltan mis amigas y amigos que espero poder verlos y poder abrazarlos (además de decir Salud!) con ellos 🤗

  • comentario-avatar
    Denisse hace 5 meses

    Me encanto este artículo!!! =)

  • comentario-avatar
    stoka nekus hace 5 meses

    Simplemente maravillosa tu nota. Fui fan, porque siempre que entro a leerlos es para distraerme un rato del encierro, leer algo diferente de los libros, etc. pero conforme avance en tu texto me emocioné, me reí, me entristecí (y me acordé de un libro bien interesante de una lingüista con alzheimer temprano) y terminé con una sonrisa.
    Saluditos y gracias por el rato ameno de anécdotas 😉

  • comentario-avatar
    Diana Reyes hace 5 meses

    Sin palabras y con muchas lágrimas. Hermosa historia, gracias por compartir.

  • comentario-avatar
    Carmen hace 5 meses

    Hermosa historia, gracias por compartirla, me llegó machín porque este mes fue el cumple de mi papi y no pude ir a visitarlo tan solo abrazarlo a la distancia… no estoy llorando, tú estás llorando…

  • comentario-avatar

    Que hermosa historia, me súper identifiqué también soy de chihuahua y mi papá también es de Francisco I madero, ósea de pocos abrazos…porque papá norteño, pero con los años se los hemos ido inculcando, de cualquier forma gracias por esta historia me tuve que limpiar las lágrimas varias veces para poder seguir leyendo.

  • comentario-avatar

    Wow Vic! Qué bonita columna, es triste experimentar lo que te ha pasado con un ser amado, lo lamento mucho. Sin embargo la lección que nos tratas de mostrar es sumamente valiosa, valorar a los seres amados y el tiempo que podemos tener con ellos, millones de gracias por abrir tu corazón.

  • comentario-avatar
    Mary Chimal hace 5 meses

    Yo también lloré pinche Víctor, tu papá me recordó a mi papá tampoco demostraba su amor, hasta que llegaron los nietos, pero nos amaba mucho a todos. Es muy triste vivir este momento de cambio ojalá a todos nos sirva para aprender algo.

  • comentario-avatar
    Flora Molina hace 5 meses

    Vic. Quién iba a pensar que detras de esa finta de Cholo habita un ser tan sensible y con el don de hacer llorar. Gracias por tus escritos, son un remanso en estos tiempos de alejamiento. Te mando un abrazo Norteño y no es tu cumpleaños.. XOXO

  • comentario-avatar
    Cochitl hace 5 meses

    Ahiii Vitorrr me sacaste lagrimads corazon …. me conoces y es duro el soñar en verlos y no abrazarnos … los amo y extraño …

  • comentario-avatar

    Me dejas sin palabras. De por sí el ¿Te puedo abrazar? así, solito, me aguaba los ojos, después de esta anécdota tuya no lo volveré a escuchar igual.

  • comentario-avatar

    Que hermoso artículo Vic! Gracias por compartir esta parte de tu vida! Y en verdad soy una persona muy abrazona (también soy del norte) y es algo que se extraña mucho, y si, cuando esto tenga fin oh por Dios hay tantas personas que quiero volver a abrazar!!!

  • comentario-avatar

    Necesitaba llorar y no lo sabia hasta que empecé a leer y se me salieron las lagrimas. Necesito un abrazo 🙁

  • comentario-avatar
    Eloisa Martínez hace 5 meses

    Se cumple un cliché (y que bonito) ese que pone a un hombretón como tu “tiernito”, abrace a mi papá una semana antes de que yo cumpliera 14 años, se fue tras el sueño americano para darme una “fiesta de quince”, fiesta que ni quise por qué no estaba él, pero luego las necesidades hicieron su parte, tenemos ya 22 años sin abrazarnos, hablamos y nos escribimos casi a diario y cuando pase todo esto, yo solo espero que no haya sido la última vez que nos hayamos abrazado…

    Gracias por compartir, abrazote! 🤭

  • comentario-avatar

    Deja voy a sonarme los mocos. Che Víctor. Como te quiero

  • comentario-avatar

    Deja voy a sonar me los mocos che Víctor.. Como te quiero

  • comentario-avatar
    Alicia hace 5 meses

    Que manera de tocar el corazón con un pedacito de tu vida.
    Un abrazo virtual
    Gracias !!

  • comentario-avatar
    Vilma Aida hace 5 meses

    ¡ Que hermoso relato! Muchas gracias Victor por compartir esto tan bello y que tanto necesitamos en estos momentos. Abrazo virtual hasta que la vida nos cruce y sea en persona.

  • comentario-avatar
    Ilse Escobar hace 5 meses

    Oh por Dios! Es por mucho una de las cosas más bonitas y conmovedoras que he leído desde que todo esto comenzó. Gracias por compartir algo tan personal y hacernos reflexionar al mismo tiempo. Eres grande Vick!!! 👏🏽👏🏽👏🏽
    Pd: gracias por ayudarme a soltar la lagrimilla y aflojar el nudo de mi garganta.

  • comentario-avatar

    Que no! yo no estoy llorando, tú estás llorando!

    Que bonito texto hermano.

  • comentario-avatar
    BIANKIS hace 5 meses

    Siempre, desde que comencé a ver el pulso me gustaron tus personajes y tus ocurrencias en la radio, pero esto es diferente ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡
    Te convertiste en mi favorito de todo maquina 501 Vic, gracias por este articulo.

    Salduos desde Acapulco

  • comentario-avatar
    Alma Madrid hace 5 meses

    Qué chido artículo…!!!

  • comentario-avatar
    Marisa hace 5 meses

    Gracias Victor por compartir algo tan personal, abrazo a ti y hasta al cielo a mi paisano, que me lo imaginé perfecto duro de cara pero de gran corazón como buen ranchero de Dgo. 
    Yo no soy tampoco de abrazar mucho, pero que buenas lágrimas me sacaste 

  • comentario-avatar
    Gabriela hace 5 meses

    Lloré… Simplemente sublime, gracias a tu por escribir

  • comentario-avatar
    Marthuchis hace 5 meses

    <3
    Que buena reflexión Víctor, me encantó tu columna y la verdad no me la esperaba. Casi me pongo a llorar como Magdalena.
    Aunque no tengo el gusto de conocerlos personalmente (al equipo maquina501), los escucho diariamente (en varios de sus canales) y me encantan. Les mando muchos abrazos virtuales.
    Mil gracias por mantenernos conectados con el exterior.

  • comentario-avatar
    Mariana Anaya hace 5 meses

    Nunca te vayas sin decir te quiero, la vez que vi esa película decidí que iba a ser la manera de despedirme de cualquier persona que me importara, y así lo he hecho cada vez, creo que ese “te puedo abrazar” te pago con el alma…

  • comentario-avatar
    Andrea Quirino hace 5 meses

    Me hiciste llorar! acertadas palabras, en estos momentos se extraña a nuestras familias y amigos tanto como a los que ya no están 

  • comentario-avatar
    Joan Moya hace 5 meses

    Una realidad que pasa día a día en todas las familias. Que recuerde, nunca tuve un abrazo de mi padre pero si muchos de mi abuela, madre y tía, gracias a Dios por eso. Ese gesto de cariño lo multiplico a mis hijas que no pierden el tiempo en abrazarme cuando me ven, momentos únicos en la vida.

    No dejen pasar el tiempo. Gracias por compartir.

  • comentario-avatar
    Alberto Valadez hace 5 meses

    Vic… ¿Te puedo abrazar? X.x
    Me recordaste cuando pedí permiso a un amigo para abrazarle sin saber que dos días después lloraría en su velorio.
    Un abrazo.

  • comentario-avatar
    Víctor Ramírez hace 5 meses

    Tristemente célebre y lamentablemente cierto, el Covid-19 nos movió el tapete de la conducta social, cómo va evolucionar, que cambios nos traerá.

    Es verdad que por lo regular somos afectuosos y los abrazos son parte del día a día, con el fenómeno de la pandemia nuestro paradigma se alteró y por lo tanto en consecuencia debemos adaptarnos.

    Una pena por lo del Alzheimer de tu padre, que pena que no hayas podido cobrar la tanda de abrazos atrasados, pero bien por ese último abrazo y atesoralo en los recuerdos y conmemoramos cuando lo consideres necesario.

    Solamente me resta desearte lo mejor y que siempre es necesario la compañía y el acercamiento humano, somos seres sociables y en eso se basa nuestra comunidad.

  • comentario-avatar
  • comentario-avatar
    Cristina hace 5 meses

    Gracias por compartir. Un abrazo con cariño. Bendiciones

  • comentario-avatar
    Ingrid Mariche hace 5 meses

    No manches Vick, casi lloro. 😢

  • comentario-avatar

    Gracias por compartir! Bendiciones y abrazo Vic.

  • comentario-avatar
    Gabriel hace 5 meses

    Eres un cabronaso paisano! Yo también estoy en la capital y con mi familia en Chihuahua y extraño tanto los abrazos de ellos…. pero alguien tiene que chingarle y buscar la papa. 
    Chingona tu columna 

  • comentario-avatar
    Marisela hace 5 meses

    Gracias por abrir tu corazón de esta manera… Se que por ahora, los abrazos no deben ser y no sabemos si su práctica será conveniente algún día de nuevo… Pero acá entre nos, yo no he dejado de hacerlo con mis hijas que por sus ocupaciones ya no eran tan frecuentes, pues no se si mañana podré volverlas a abrazar.
    Felicidades Vic, escribes muy bonito.

  • comentario-avatar
    El Gio de la H hace 5 meses

    Super mega like Vic, lo siento por lo de tu papá, esa enfermedad es muy difícil y muy culera si, se tenía que decir y se dijo.
    Animo!!! Pronto saldremos de esta, muchos cambiarán para bien otros para mal y otros solo por un momento antes de volver a ser los mismos zombies cotidianos de toda la vida!

    • comentario-avatar
      Claudia hace 5 meses

      Jajaja, mi familia es del norte, de Gomez Palacio Dgo y de Torreon, y si nos vi! Y me acordé de mi papá… asi era… me quedo a deber muchos “abrazos”  (los literales) que me dio de otra manera…

  • comentario-avatar
    Cristina hace 5 meses

    Hay Vic me hiciste el ojo de Remi, uno te ve y no se imagina que seas así de noble y sentimental, espero que cuando todo esto pase y salgamos bien librados de todo, abracemos más a nuestra familia, amigos y seamos más empaticos  con la gente, por lo pronto yo te mando un mega abrazo y toda la Máquina 501 

  • comentario-avatar
    Eduardo García hace 5 meses

    Lamentablemente son momentos difíciles, angustiantes, desesperantes etc, y tocando ese punto tan especial como son las palabras de un papá, el mío me decía hace 3 semanas, ¡ve el lado bueno de todo esto! Y me dice gracias a este virus estamos pasando tiempo juntos; no fue hasta ahí cuando comprendí que los seres humanos somos tan tontos que necesitamos de algo malo para entender el valor de las cosas de los buenos momentos, cuantas veces entendemos cuando fallece alguien y le lloramos y llevamos flores ¿para qué? Si ya no las verán, o que no valoramos a las personas cuando ya no podemos convivir por que nosotros mismos las distanciamos, saquemos el mejor provecho de las cosas, aún cuando estás sean malas.

    Ojalá sea momento de reflexionar y cambiar, ser más solidarios con los demás abrazar más, PERDONAR!!!!! Cuidar de los que dan todo por uno, VALORAR a aquellas personas que dan TODO por uno !!!!!!!!

    Aprender a ser humildes y vivir para ser más felices que el día anterior, escuchar a nuestros viejos ya que con la edad nos hacemos más sabios y ellos nos dicen las cosas porque ya vivieron y quieren lo mejor para nosotros.

    Y no hay nada mejor que un abrazo!! Son la máxima expresión de lo que sentimos por otra persona….

  • comentario-avatar
    HADRIA LEON hace 5 meses

    Que tierno 😉

  • comentario-avatar
    Katyna Esparza hace 5 meses

    Ay Vic, me hiciste llorar, en 10 días mi papá cumple tres de haberse ido de mi lado para siempre y apresar de ser chilangos de nacimiento nosotros siempre nos abrazábamos mucho, y el beso era en el cachete -no al aire me decía- siempre. Y si no sabemos si después de este abrazo que nos podamos habrá más y cuando, yo te mando un abrazo bien fuerte, apretado como los das a la gente que quieres no a los que no queda de otra.

  • comentario-avatar
    Minerva hace 5 meses

    Lo que habría dado por poder abrazar a mi viejo antes de despedirme de él.
    Y me pesa no poder abrazar en estos momentos a mi mamá.

    Estoy esperando a que todo pase para hacerlo de nuevo.

    Chingón Vic.

  • comentario-avatar
    Esteban Heredia hace 5 meses

    Gracias por permitirnos Victor, un abrazo.

  • comentario-avatar
    Ivonne hace 5 meses

    Mis papas nunca fueron de abrazos, y si hacen falta la verdad, pero ellos ya no están aquí, por eso yo a mis hijas las beso y abrazo todo lo que no me dieron mis papás a mi, para que cuando yo no esté más aquí siempre recuerden todo ese cariño que les di y les demostré. 
    Te mando un gran abrazo 😄

  • comentario-avatar
    Vix Carrasco hace 5 meses

    Pinchi tocayo, te amodio. Es la primer lectura en mucho tiempo que disfruto a pesar de tener un nudo constante en la garganta. Cuando te conozca te voy a abrazar. Saludos de un tocayo compatriota.

  • comentario-avatar
    BellaCiao hace 5 meses

    Qué buena reflexión, carnaval. Solemos olvidarnos, más veces de las que nos gustaría reconocer, del valor de las cosas más sencillas y que a su vez significan tanto para los que saben apreciarla. Como un abrazo. Ánimo!

  • comentario-avatar

    Disculpa, me sacaste unas lagrimitas, la disculpa va por qué con todo y pinche coronavirus, le voy a dar un abrazo a mi padre, por qué todavia puedo, mientras todavía pueda..
    (Tiene 70 años, hace 2 lo operaron pa quitarle la próstata por qué cáncer, bajo 28 Kg, y todavía no recupera ni 10, y no se si aguante ese pinche virus).

  • comentario-avatar

    Lloré dos lagrimitas pinche gordito joto, en enero 2019 despedí finalmente a al abuelo de mi esposo con Alzheimer. El solo sabía que yo era la mexicana, nunca supo porque estaba yo allí, pero ahora veo como regresó la vida a sus hijos y recuerdo con mucho gusto que su cosa favorita era cantar el cumpleaños feliz. Te abrazo de lejitos

  • comentario-avatar
    Julia Ale hace 5 meses

    Hay cosas que muchas veces no se dicen con las palabras, porque están tan arraigadas en el alma que es mejor escribirlas…Aquel quien no dice lo que siete simplemente no vive…Gran Artículo 👏🏻 Gracias a Tí

  • comentario-avatar

    Maldición… llore con esta columna. Amo como escribes.
    Gracias por ser como eres y escribir como lo haces 😘

  • comentario-avatar
    J. Ernesto hace 5 meses

    Vivimos en el año que prohibió los abrazos y debemos recuperarlos cueste lo que cueste. Son tan valiosos y necesarios!!
    Tus palabras me han conmovido. Me hiciste recordar a mi viejo 40 años después de la mañana oscura en que llegue tarde a nuestro último abrazo. Ojalá algún día despierte y mi cuerpo ya no esté conmigo y darme cuenta que yo estuve equivocado y él siempre tuvo la razón, y así poder abrazarlo otra vez.

  • comentario-avatar

    Dónde está el botón de “Me EnNorteñese!”?

    Gracias por compartir

  • comentario-avatar
    Claudia cabello hace 5 meses

    Llorando cual Magdalena vic!! Me encantó y prometo ser más expresiva con mi gente!!! Abrazo virtual para ti!!

  • comentario-avatar

    Gracias por compartir algo tan personal y profundo… me trajiste lágrimas junto al recuerdo del último abrazo a mi viejo, a quién sí le di abrazos cada vez que lo vi… un abrazo virtual para ti

  • comentario-avatar

    Woooo

    Genial!!! Me mega super encantó!!

    Un abrazo virtual 🤗

  • comentario-avatar
    Janeth De Leon hace 5 meses

    Espero pronto poder abrazarnos, me hiciste llorar mucho.

  • comentario-avatar
    David Rodríguez hace 5 meses

    No puedo decir nada porque el llanto no me deja! pero espero pronto podamos volver a abrazar, los que somos del norte y los que no.
    Un abrazo Vic.

    David R.

  • comentario-avatar

    Tienes razón lo mejor que has escrito y lo mejor que leído en esta cuarentena ,eres un chingón

  • comentario-avatar
    Nallely Robles hace 5 meses

    Vaya… una disculpa por todos los chilangos que no contestan, así crecimos, corriendo.
    Feliz no cumpleaños Vic, un Fuerte y largo abrazo.

  • comentario-avatar

    Paz broh !! Y gran abrazo

  • comentario-avatar
    Alberto hace 5 meses

    Ahora sí te mamaste pinshi Victor…
    Aquí en tu faceta de LES VOY A REVENTAR EL ALMA A MOCO TENDIDO !!
    ME gustó mucho tu historia y creo muchos la adaptamos al momento que estuvimos con el papá, la mamá el abuelo o la abuela y se nos hizo un nudo en la garganta…
    Felicidades por despertar en nosotros ese recuerdo que nos hace sentir que esto debe valer la pena….

  • comentario-avatar

    ¡Holo!

    Yo no soy del norte, de hecho soy de San Luis Potosí (capital), un lugar que tiene la mala fama bien ganada de ser un lugar donde la gente se evita para no saludarse.  En mi caso, cuando se trata de la familia, a ellos si los abrazo cuando los veo, así vaya de visita a SLP, o a Torreón para ver a mi familia política, o visitando a los que están aquí en EEUU donde en realidad eso no se usa tanto.  
    Hoy extraño poder abrazar a los que aún están y a los que ya se fueron.

    Gracias Vic. 

  • comentario-avatar
    El Pintado como pendejo. hace 6 meses

    La sensación de abrazarlo, el saber que ya no lo volverías a ver… Ese momento en el que el ya no sabía lo que estaba pasando pero tu querías despedirte de el… Esa risa dónde el sabía que realmente no era su cumpleaños… No hay forma de poder contar eso sin que algo en ti se sienta diferente. Jamás había leído algo así, con esa sensación de ¿Por qué vergas tiene que ser así? Ese Alzheimer… Fue un momento bonito el último abrazo? Si pudieras haberlo evitado lo hubieras hecho (me refiero a toda la enfermedad en si)? Ese momento me hizo reflexionar muchísimo. Gracias por compartir tu historia Vic,enserio gracias.

  • comentario-avatar
    Kenpaz! hace 6 meses

    Siempre creí que ese hombre gordo, barbon y metalero, era un pinche asaltante. Un monstruo, una persona sin sentimientos de esas que se rifan un tiro de puritito gusto. Pero hoy, el señor Víctor me confirma mi error y demuestra una vez más que las apariencias engañan. Ese sentimiento, esa rara cosa que me hizo sentir el saber la historia de ese último abrazo con su padre, no se cómo describirlo, me rompió el corazón. Lo que el señor Víctor tiene de monstruoso lo tiene de gran sujeto, y lo demuestra hoy con estos textos. Gracias por todas las risas y las lágrimas señor Hernández, siempre irá en mi corazón.

  • comentario-avatar

    Ahora sí, lloré y lloré pinche Víctor!
    Hoy lo platicaba con una amiga, todos los preguntamos cuándo? Cuándo vamos a regresar a nuestra vida normal? Pero la verdadera pregunta será, cuál será esa vida normal? Y aquí lo plasmas maravillosamente! Gracias! Porque a veces es bueno llorar…

  • comentario-avatar
    Rafael Garza Cantú hace 6 meses

    No puedes estrujar así el corazón de un desconocido. No está bien, no es correcto. Al menos yo te conozco de vista y parte de tu chamba. Pero tú no me conoces y me dejas en la indefensión total. Te juro que te encuentro en la calle y te abrazo (cuando ya se pueda y si alguna vez en la vida te llego a encontrar) y no tendrás oportunidad de negarte. Así son los asaltos, así asaltaste a muchísimos.

  • comentario-avatar
    Maribel Posada Madrigal hace 6 meses

    Conmovedor hasta las lágrimas. Gracias por compartir eso que llevabas en el fondo del corazón. 

  • comentario-avatar
    Susana Flores hace 6 meses

    Que hermosa lectura a mi papa se lo llevo la locura del alcohol pero en ese final nos dijimos te amo. Gracias muchas muchas gracias.

  • comentario-avatar
    Felipe Hernández hace 6 meses

    Increíble lectura, breve y concisa. Gracias por abrirte Vic y un abrazo grande!!!!

  • comentario-avatar
    Minerva hace 6 meses

    Que bonito escribiste, me tocaste el corazón

  • comentario-avatar
    Hildiix hace 6 meses

    Gracias por compartirnos la simplicidad de la vida en el calor de un abrazo, y auq en vdd no te conozco hoy me reí al final de la historia como si la q hubiera dicho la mentira hubiera sido yo.

  • comentario-avatar

    Me llego al fondo de mi corazón, me encanto porque yo también soy del norte, de Chihuahua, y creo que entiendo ese sentimiento.

  • comentario-avatar
    Rosa María hace 6 meses

    Que bello, hiciste rodar unas lágrimas en mi rostro, se siente un gran amor en tus palabras… hermoso 😘

  • comentario-avatar

    Pinche Víctor te pasaste cabron que chingon tu artículo de verdad que mis felicidades ya me hiciste llorar we

  • comentario-avatar
    Alejandra hace 6 meses

    Estoy de acuerdo, debemos de dejar de quedarnos con la duda de ¿Y si le digo que me abrace?, pero ¿Y si se enoja? Creo que esto que estamos viviendo es una lección que creo que no se nos va a olvidar y con la cual debemos de saber que, en ocasiones, no hay segundas oportunidades, o esas segundas oportunidades tardan mucho en llegar.
    Dejemos de aplazar el “Te veo luego”, o “Luego me dices, tengo prisa”. Hay que poner atención a todo, todoooo, lo que tenemos para evitar preguntarnos ¿Te puedo abrazar? Gracias Víctor! 😊😊😊

  • comentario-avatar
    Perla Calleja hace 6 meses

    Gracias por compartir un pedacito tan importante de tu historia, Victor. Sí me llovieron los ojitos. Un fuerte abrazo!

  • comentario-avatar
    Paty Rosales hace 6 meses

    Hermoso, como norteña lo entiendo y me hace recordar, como ha muchos que hemos perdido un padre así, educados a la antigua. Que no nos decían que nos amaban NOS LO DEMOSTRABAN.🥰

  • comentario-avatar

    Mis respetos enteros para usted, gracias por tan profundas letras, que gran reflexión. Si ya antes lo admiraba ahora mucho más, GRACIAS!!

    🤗🥺

  • comentario-avatar

    Hola Victor, me gustó el escrito porque describes lo que varios hemos vivido con nuestros padres y también, los que hoy tenemos hijos, esperamos no hacerlos pasar por episodios dificiles en sus vidas.
    Hoy la vida cambio para todos y en ese nuevo orden, debemos aprender a vivir y de esa actividad, que algunos se destaquen y otros continuen normalmente.
    Espero seguir leyendo tu blog, y en un muevo futuro, conocerte, y segun el nuevo orden, darte un fuerte abrazo, junto con los de maquina 501.
    Exito!

  • comentario-avatar

    Volví en el tiempo 13 años cuando se fue mi viejo, mi abuelo con Alzheimer. Duele su mirada de incertidumbre, después de tanto amor, no reconocerse ni en el espejo. Duele.

  • comentario-avatar
    Berenice hace 6 meses

    Genial 🤗

  • comentario-avatar
    BenjaChaLo hace 6 meses

    Wey… vine al doctor por que traigo un ojo rojo, y entró a consulta y me dice el Doctor ” oiga no dijo que sólo era un ojo el que tenía rojo”, estuve a un parpadeo de soltar las lágrimas. Muy emotivo, y si los abrazos y todas las muestras de cariño no se tienen que guardar.

  • comentario-avatar
    pakosalo hace 6 meses

    Que chingon! Gracias por tan agradable artículo. Me hizo recordar a mis familiares ya fallecidos. Gracias.

  • comentario-avatar
    LuisPa hace 6 meses

    Desgraciado pelón barbado, mis ojos se miaron por tus palabras.

    • comentario-avatar
      Alma Delia Garcia Badillo hace 6 meses

      Gracias Victor, estoy viviendo el Alzheimer con mi esposo y lloré, es difícil que llore sobre todo cuando te toca tomar la estafeta, gracias otra vez 

  • comentario-avatar

    Pinche barbón hiciste que se me salieran las de cocodrilo, exacto los norteños somos de abrazo fuerte y de las 3 palmadas que hasta arden jajaja. Abrazos virtuales. Por cierto arreglen el menú de wordpress la transparencia me irrita jajaja. Saludos cabrones

  • comentario-avatar
    Rangel hace 6 meses

    Que buena columna, señor Víctor. Leerla y que no te mueva o se te llenen los ojos en lágrimas, es no tener sentimientos. Siempre lo hemos dicho hasta el hartazgo “hay que vivir como si fuera el último día, porque no sabemos que si estaremos aquí mañana”, y como frase suena muy bonita, pero con la costumbre del día a día vamos olvidando o simplemente cayendo en la rutina y di bien la actual situación no es un adiós definitivo (al menos para algunos), si nos ha venido a mostrar que el contacto humano, aunque sea con personas mas o menos conocidas y con los mas cercanos, es lo que mas extrañamos. Gracias por su columna.

  • comentario-avatar
    Andrea hace 6 meses

    Gracias gracias gracias, escribes muy bonito, asi llorando no podía dejar de leer. Muchas Gracias.

  • comentario-avatar

    Nudo en la garganta. Abrazo desde bcs.

  • comentario-avatar

    Por eso dicen que no debes dejar para mañana lo que puedes hacer hoy, no sabemos si el mañana llegará! Y si, lo más difícil es no abrazar a lot tuyos. 

  • comentario-avatar
    Andrea Gonzalez hace 6 meses

    Vick!! Que bonita Columna ❤️ Pude reflexionar de muchos aspectos. Felicidades. Te saluda una provinciana ✨

  • comentario-avatar
    Eduardo López hace 6 meses

    Muy buena columna Vic, mis respetos para ti y tus recuerdos. yo no soy del norti pero esa tierra shihuahuita me adoptó por 10 años, son gente noble y leal pero difícil, pero una vez q te aceptan y te quitan lo de ser chilango (quesque de la puerta de xhihuahua pal sur) son muy abrazones 🙂

  • comentario-avatar
    Alejandro hace 6 meses

    Gracias Vic por compartir este texto. Abrazo virtual y si algún día te conozco pues te abrazo con gusto total, de jotos no nos baja 😉

  • comentario-avatar
    Araceli Moreno Calderón hace 6 meses

    Veo a mis hermanos y a mi familia en general, una vez al año. Yo en MTY, ellos en Guanajuato. Y si, lo difícil es no saber si llegarás a verlos de nuevo el próximo año, saber que te perdiste la infancia de tus sobrinos y las despedidas son cada vez más difíciles, porque el tiempo pasa y nadie tiene la vida comprada.
    Gracias Vick, por recordarnos abrazar más fuerte cuando esto termine.

  • comentario-avatar
    De La O hace 6 meses

    Siempre me haces reír con tus tweet’s pero ahora si me hiciste sentir un nudo en la garganta. Mi papá es igual, no es de abrazar. Pero yo lo abrazo, alv! 

  • comentario-avatar

    chingada madre, vine a divertirme no a llorar, muy chingón Victor! Abrazo

  • comentario-avatar
    Gabriel hace 6 meses

    Eres un cabrón culero. Sabes que nada cala tan hondo como un recuerdo sentido y honesto. No berreo porque soy muy macho para esas cosas, pero estoy llorando porque extraño a mi viejo. El Sr. Cienfuegos tampoco era de muchos abrazos, pero hay uno que siempre recordaré porque fue cuando perdí el miedo de decirle que lo quería y él sólo sonrió y me dijo “Yo también te quiero.” Después de todo, yo te pregunto a ti, ¿te puedo abrazar?

  • comentario-avatar

    Un abrazo virtual, comencé a llorar desde la mitad del texto, mi abuelita también falleció y tuvo la misma enfermedad 

  • comentario-avatar

    No seas mamón… Eso no se hace!! Encerrada, loca con los niños impuestos, sin nómina, y tu con estás cosas… Cuando se pare el moco y se deshinchen los ojos sigo escribiendo.

  • comentario-avatar
    Daniel Antonio Martínez Rodríguez hace 6 meses

    Como a casi todos, se me salieron unas lágrimas.
    Mi papá no ha muerto, pero hace años que no lo veo. Se que anda por ahí pero dónde, no sé.

    Creo que le debo apartar un abrazo, gracias @Zomvick

  • comentario-avatar
    Karina hace 6 meses

    Claro que estoy llorando y como no hacerlo si tengo ya un mes sin poder ir a Monclova y ver a mis papás. 
    Ustedes me dan ánimo ♥️ Gracias por seguir trabajando. 

  • comentario-avatar

    No manches, me dio el sentimiento muy cañón… chille y lo único que quiero es ir a abrazar a mis papas en Durango

  • comentario-avatar
    Arturo hace 6 meses

    Te mando un abrazo, gordo. Uno que dure lo que tenga que durar.

    Mi papá y yo no nos abrazamos mucho, de hecho no recuerdo la última que nos abrazamos, tal vez en algún cumpleaños. Eso te lo pude entender perfectamente…

    No puedo evitar las ganas de llorar pero tengo que aguantarme por que estoy en el trabajo y hay gente frente a mi y no se, soy culo.
    Te escribo esto por que quiero decirte gracias. Gracias por hacerme caer en cuenta de lo que puede llegar a pasar en un futuro (espero muy lejano).

    Hoy iré a darle un abrazo a mi viejo, uno de esos que duren lo que tengan que durar…

    Gracias.

  • comentario-avatar
    Victor hace 6 meses

    No pos si lloré Vick.
    Un abrazo a la distancia y gracias por la columna.

    Saludos

  • comentario-avatar
    Emmanuel Cruz hace 6 meses

    Muy personal, se agradece.
    Un abrazo.

  • comentario-avatar
    EdgarGzz hace 6 meses

    Gracias

  • comentario-avatar

    Que cabrón escribes, te aplaudo a la distancia VIK

  • comentario-avatar
    Criss Luna hace 6 meses

    Wow, me hiciste llorar, gracias por compartir esas palabras.
    También soy norteña y mi abuela que vivía conmigo también tenía Alzheimer, definitivamente es de lo más terrible ver cómo una de las personas que más quieres van muriendo poco a poco, y más aun en sus fases finales cuando no se puede ni mover, es un enorme gasto físico, psicologico y aunque no me gusta decirlo también económico. Nunca olvidaré los días que la abracé y le dije “te quiero” sin saber siquiera si me escuchaba o entendía.
    Ahora solo queda esperar para poder abrazar a las personas que amas que aún están contigo.

  • comentario-avatar

    Un abrazo bro, hemos estado ahí, y faltan los abrazos de quienes se han ido. A veces, más que nunca.

  • comentario-avatar
    KelseaWind hace 6 meses

    Me hiciste llorar, Víctor.

  • comentario-avatar

    Me hiciste llorar…

  • comentario-avatar
    manuel hace 6 meses

    bastante bueno tu relato, victor. gracias por compartir algo tan íntimo pero a la vez fácil de empatizar, tu caso es similar al de mucho. 

  • comentario-avatar
    Marissol hace 6 meses

    Vick escribes tan hermoso tus anécdotas, siempre llegan a lo profundo del corazón.

  • comentario-avatar
    Mariana hace 6 meses

    Dónde rayos se da me enllora?
    Soy norteña y aquí nos damos doble saludo , con la mano y luego el abrazo. Lo extraño un montón. Exelente tu columna ,me hiciste llorar como a todos

  • comentario-avatar
    Manuel Juarez hace 6 meses

    Viejon, a mi me paso lo mismo pero con mi madre fue muy duro al principio pero te vas acostumbrando con el paso de los días semanas meses hasta el final, ella siempre fue una mujer fuerte alegre y buen luchona pero al final se convirtió en una niña de 4 años, fue un gran honor haber estado hasta el final con ella,gracias por tu sinceridad y valor para escribir tus pensamientos,yo también del norte pero de BCN en particular de Tecate.

  • comentario-avatar
    Sergio Morales hace 6 meses

    Te quedo chido Gordo, muy de adentro, muy liberador, muy honesto. Gracias por compartirlo.

  • comentario-avatar
    Betty Aguilar hace 6 meses

    Gracias por
    Compartirlo 🙂

  • comentario-avatar
    Cecilia hace 6 meses

    🥺 me hicistes llorar. Gracias por compartir esos recuerdos y hacernos reflexionar. Un abrazo.

  • comentario-avatar
    Sara Felix hace 6 meses

    Gracias por compartirlo ❤️

  • comentario-avatar

    Soy norteña igual que usted me llegó la historia no tuve papá pero tuve unos abuelos que me dieron más de lo que
    No hacia a con sus hijos. 

  • comentario-avatar
    Haydee hace 6 meses

    Gracias por conectar la parte humana que había tomado un descanso por no ser abrazada. 

  • comentario-avatar
    Frida Hernández hace 6 meses

    Gracias por eso Tío, le mando un abrazote, lo tqm

  • comentario-avatar
    Gil Roldan hace 6 meses

    Los sentimientos están a flor de piel, muy buena redacción Vic

  • comentario-avatar
    Enrique Burgos Solorzano hace 6 meses

    Te mamaste, Vico.
    Un abrazo.

  • comentario-avatar
    Adrian Archila hace 6 meses

    Muy hermosa y triste tu historia me hizo llorar bien cabrón. Me recordaste cuando partió mi Jefa, y aunque fue has bastantes años ese abrazo que sabes que es el ultimo lo recuerdas perfectamente. Saludos y una abrazo Victor.

  • comentario-avatar
    Jorge Ramírez hace 6 meses

    Te mamaste, Vic!!

    Qué columna tan chingona!

    Abrazo apretado!

  • comentario-avatar
    Carlos hace 6 meses

    Chingon Vick, mi carnal es médico, somos norteños y el tmb hace su vida por allá. Describiste al chingazo el sentir. Gracias.

  • comentario-avatar
    Karen C. hace 6 meses

    Llore como nunca, eres un fregon, hoy en día estoy viviendo sola, la pandemia me obligo en quedarme en esta ciudad, extraño a mi madre y mis hermanos, no se cuando los volveré a ver y cuando los volveré a abrazar, este escrito me partió el alma, muy lindos pensamientos.

  • comentario-avatar

    Qué bello! Mi abuelo era igual, también le salieron defectuosos los ojos. Tampoco abrazaba ni daba besos, y hace 2 meses, unas horas antes de morir, me dió un beso y un abrazo que aún siento. 
    Chingado! Cómo extraño a mi viejito. 

    Saludes desde el mero Chihuahua! 

  • comentario-avatar
    Carlos hace 6 meses

    No te conozco Vic, no tengo ese privilegio, al menos aun. Pero te mando un abrazo con mucho respeto y con mucho cariño. Me llegó lo que escribiste. Paz!

  • comentario-avatar
    Torres Sandra hace 6 meses

    Gracias Víctor por compartir algo tan personal con nosotros. Excelente columna.

  • comentario-avatar
    Jose Marcos Castillo Rocha hace 6 meses

    Me llegó profundo mi Vick, mi viejo también era de esos que no abrazaban, pero siempre nos amó, gracias por traerlo a mi memoria y te mando un abrazo enorme y tronador. 

  • comentario-avatar

    Que hermoso escrito Vic, realmente me llevaste con tus palabras a ese momento cuando abrazaste a tu papá, y a reflexionar lo valioso y hermoso que es la memoria. Te mando un enorme abrazo virtual con mucho cariño.

  • comentario-avatar

    Se me metió una basurita al ojo. Wooo mi abuela materna murió con Alzheimer, y tengo dos tíos igual en esa etapa de entre qué si se acuerdan y luego ya no y pum me llegó al corazón machín.

    Saludos y un abrazo virtual, eres grande Vick, ya siento que te quiero jaja

    • comentario-avatar

      Casi como una platica entre amigos,gracias don vic por compartir algo tan tuyo, con todos . . . Abrazo virtual

  • comentario-avatar

    es usted un chingon!
    Gracias!

  • comentario-avatar
    Alex Valdes hace 6 meses

    Vick, hace mucho que una lectura no me llegaba tan al corazón que me haga llorar, menos en un tiempo donde la lectura es pura noticia, gracias por llegarme al corazón que se cree de hielo pero es de pollo.

  • comentario-avatar

    Mendigo Víctor, me cayó una basurita en los ojos…
    Me has sorprendido…
    Gracias por compartir..

  • comentario-avatar

    Tu nomas me haces llorar jaja pero te quedo muy bonita la nota te quiero y sigue así 

  • comentario-avatar
    Daniela hace 6 meses

    Que chulada de columna, me sacó mis lagrimitas.Yo tengo 15 años sin abrazar a mi papá que migro a Texas, y si, hay muchas otras formas de querer pero ninguna da tanta calidez como los abrazos. Saludos y un abrazo a la distancia mi Vic.

  • comentario-avatar
    Ana Carolina Gracia-Burgos hace 6 meses

    Le puse voz a tu padre, y hablaba muy bonito. Gracias Victor, por compartir. 💜

  • comentario-avatar
    Karina hace 6 meses

    Que bonito!!

  • comentario-avatar

    Super chingon Victor! Gracias x compartir 

  • comentario-avatar
    Guadalupe Sanchez hace 6 meses

    Me hiciste llorar demasiado, sera el confinamiento o el que estoy sola con la familia lejos, no se.
    Mi madre también era de Fco I Madero,Dgo y eso que pasaste con tu padre , lo estoy pasando con el mío y justo ayer que le hable me partió el alma que por primera vez no supo quien era yo;les había ocurrido a mis hermanos , pero a mi no y me decían que a mi no me olvidaría porque soy la consentida… pero sucedió!
    Y de norteña a norteño te mando un gran abrazo!

  • comentario-avatar
    Karina hace 6 meses

    Ay Victor! Que sentimiento me dio leer esto, escribes bien bonito, un abrazo vía periódico:)

  • comentario-avatar
    Deisy CR hace 6 meses

    Así eran los norteños de antes, abrazaban con el corazón, abrazaban con la comida en la mesa para la familia y cuando se podía con 1 peso para ir a la tienda, y los de ahora somos abrazones como bien dices, “ya te saludé? Chsm otro abrazo, total no los cobran”. Que bonito escribes Vic, sacas mi orgullo de ser norteña a flote y mi orgullo de los norteños que la andan rompiendo en el DeeFe, Un abrazo, bueno dos!!

  • comentario-avatar
    Ulises Avila hace 6 meses

    Excelente Victor, un abrazo virtual

  • comentario-avatar
    Yuyas Ocir hace 6 meses

    Tu escrito me llevo a la ultima vez con mi papá.

    Cuando uno no sabe que será la ultima vez…. .

  • comentario-avatar

    Me hiciste llorar y en serio, también se lo que es un paciente así, mi abuelo en mi caso, y no es nada fácil esas palabras que salen de corazón son las que llegan a el alma y en el contexo actual, aaaa como se sienten somos d Guanajuato y mi esposo e hijo mayor( 10 años) no son nada afectivos, mi esposo es médico de urgencias y ayer antes de ir a trabajar mi hijo quería un abrazo de papá lo motive y se lo dieron algo frío y con miedo pero sobretodo con una gran necesidad de que su papi este bien🥺😓

  • comentario-avatar

    Gracias Vic, me hiciste llorar, recordar a mi abuela y añorar esos abrazos que quiero tener.

  • comentario-avatar
    Tío Gamboín hace 6 meses

    Que bonito escribe pinche Víctor

  • comentario-avatar
    Hugo Flores hace 6 meses

    Tenga su like!!!

    :'(

  • comentario-avatar
    Damian hace 6 meses

    De repente empezó a llover…
    Muy buena reflexion, gracias por dale algo que pensar a este animalote norteño.

  • comentario-avatar
    Armando Carillo hace 6 meses

    Gran lectura, un gran golpe a la memoria y al corazón… ojalá, si algún te conozco, se me haga abrazarte

  • comentario-avatar

    Me hiciste llorar, poderse despedir de los padres es un gran regalo. Te mando un abrazo y ojala pase esto pronto.

    • comentario-avatar
      Patricia Rubio hace 6 meses

      Me pusiste a llorar, no se si fuiste tú o la conciencia.
      Gracias Vic.

  • comentario-avatar
    ALEJANDRO VELASCO CORTES hace 6 meses

    Viva el Licenciado Andrés Manuel López Obrador, presidente constitucional de México y elegido por más del cincuenta por ciento de la población.

    • comentario-avatar
      Cristina hace 6 meses

      Wey, dime que en tu mente esto sonó a chiste y no que eres turbo sub normal.

  • comentario-avatar
    Fernando Valenzuela hace 6 meses

    Llevo dos semanas pensando algo similar… que bien que lo pudiste poner en palabras

  • comentario-avatar
    Maricruz hace 6 meses

    Mi papá falleció hace tres semanas, también Alzheimer, también arriba de 80 años, también norteño…mis amigos también han cumplido años y hemos festejado en zoom…
    Espero que pronto nos volvamos a abrazar.

  • comentario-avatar
    Mónica Montoya hace 6 meses

    Gracias por tus letras, gracias por compartirte tan íntima y estrechamente.  Un abrazo a la distancia, en este espacio virtual en el que aún podemos apapacharnos incluso sin conocernos.  Ánimo para todos/as y sí, confiemos en que pase pronto 😉

  • comentario-avatar
    Karina B. hace 6 meses

    Ya urgen los abrazos y los besos de los que queremos, que esto nos sirva para aprender que es lo que realmente importa. Saludos desde tu Shiwas!

  • comentario-avatar
    Joserra Chávez hace 6 meses

    No señor Gatell (miau) esto que siento en la garganta no es covid19, es el pinshi Victor que hoy decidió hacernos reflexionar.

  • comentario-avatar

    ¡WOW! Excelente texto, gracias por compartir una experiencia que hace desear y valorar más un abrazo de un ser querido. Sensibiliza y mueve algo que se ha perdido mucho: la empatía. Que genial poder conectar un sentimiento con alguien a la distancia…

  • comentario-avatar
    Marcela hace 6 meses

    Estoy llorando, Victor!

  • comentario-avatar
    Emmanuel Sánchez hace 6 meses

    Vick, un abrazo. Gracias por las palabras de hoy.

  • comentario-avatar
    Berenice hace 6 meses

    Un placcer leerlos, tambien llore

  • comentario-avatar
    Edgar Beruzy hace 6 meses

    “Pinche, Vick, tocaste mi corazón” fue lo primero que pensé al terminar de leer tu columna. Te juro que me llegó muy profundamente. Sinceramente nunca me ha pasado algo igual y espero primero Dios que jamás me ocurra. Son tiempos difíciles y lo serán aún más. Solo queda tener el estómago duro y sostener fuerte el corazón para no olvidar dónde lo tenemos. Gracias, norteño.

  • comentario-avatar
    Erika Corrales hace 6 meses

    Q bonito mensaje

  • comentario-avatar
    Cristian hace 6 meses

    Casi lloro

  • comentario-avatar
    Brianda hace 6 meses

    Qué bonito. gracias por compartir algo tan íntimo y emotivo. <3
    Los papás abrazan de diferentes formas.

  • comentario-avatar
    Marianela hace 6 meses

    Me hiciste llorar!!
    Me identifiqué con cada palabra…
    No nos conocemos, pero te mando un abrazo.
    Atte: una fan muy norteña

  • comentario-avatar
    Karina hace 6 meses

    Creo que voy a llorar 🙁 un abrazo ! aunque sea virtual

  • comentario-avatar
    Vero de la T hace 6 meses

    Tu que siempre siempre me haces reír hoy me hiciste llorar. Mi papá murió en septiembre pasado y no pude darle un último abrazo.