Una de “El Susto”

Una de “El Susto”

Yo no creo mucho en los fantasmas. Y digo mucho porque obviamente creo un poco. Y no, no me da vergüenza admitirlo. Porque me han pasado cosas medio extrañas a las que no les he encontrado explicación alguna y justo creo que hoy es un buen día para contarles una de ellas.

Desde niño viví rodeado de historias fantásticas. Mi abuela materna era todo un personaje y le encantaba contarnos las historias de su pueblo natal: La Capilla de Los Remedios, una ranchería polvosa enclaustrada en las orillas de la sierra de Chihuahua, en el municipio de Cusihuiriachi. A ver, cuando digo que soy de rancho es porque soy de pinche rancho, compa. Bueno, la verdad es que no soy tan de rancho. Ok, no soy nada de rancho.

Nunca me gustó ir a La Capilla, en parte porque hacías como mil horas en llegar. Primero había que ir de Chihuahua a Ciudad Cuauhtémoc, chíngate como dos horas en camión porque, a ver, mi abuela no tenía carro, tampoco manejaba y nadie con carro quería acompañarla a su pueblo, así que los nietos teníamos que tomar turnos para ir bajo el engaño de una divertida semana de contacto con la naturaleza. Sus mamadas. 

Llegabas a Cuauhtémoc y de ahí tenías que tomar otro camión, más pinche todavía que el anterior, hasta La Capilla. Y discúlpenme si desvarío con este dato pero entre el polvo que sí o sí se metía por las ventanas, el calor infernal, el olor a caca de gallina, sobaco de jornalero y entreteta sudada que llenaba la cabina, la travesía se hacía como de 10 horas. Aunque la verdad es que quizás eran sólo otras dos horas.

Una vez que llegabas te dabas cuenta del engaño. Sabías perfecto por qué ninguno de tus tíos quería acompañar a tu abuela. En primer lugar, el baño era una letrina, ¡UNA LETRINA! ¿Saben la tortura que era, y es, para mí, un ser de digestión harto noble y generosa, tener que posar mis sacrosantas asentaderas en otro lugar que no sea el prístino, cálido y familiar baño de mi modesto hogar? Pero eso no era todo, obviamente no había agua corriente y ¡TE TENIAS QUE BAÑAR A CUBETAZOS! ¿Qué era esto? ¿¡CUBA!? ¿A qué clase de Guantánamo sierreño nos había traído esta señora que se decía mi abuela? ¿Qué delito tan ruin pude yo, a mis nueve años, haber cometido para merecer tan abominable castigo, DIOS?

Toda la vida fui mamón y exagerado, pero, eso sí, muy educado, ya que nunca me quejé abiertamente y siempre agradecí lo que se me ofreció. Me cagaba, lo odiaba, pero nadie se dio cuenta. Punto para mi poker face.

Cuando supe que estaría en ese lugar por una semana, si es que a Doña María del Rayo no se le ocurría quedarse un poco más, decidí adaptarme. Durante el día no había ningún problema. Porque #rancho, todo mundo se levantaba temprano, entonces había que madrugar. Luego de bañarse y desayunar (perdón, pero a la fecha no aguanto un día sin bañarme y menos sin desayunar) acompañábamos a mi abuela a visitar a cuanto cristiano se le ocurría. Que sus primos un día, que su hermano al otro día (en ese entonces ya sólo le quedaba uno) que sus otros primos de tras lomita al día siguiente. 

Llegábamos y luego de unos minutos, después de saludar y tomar agua, café o comer si era hora de la comida, sabías que la plática iba durar horas, por lo que, mientras la abuela se quedaba en esas casitas de adobe carcomido con marcos de madera hinchada por los años y puertas de malla oxidada, yo la esperaba afuera y buscaba lo que fuera para entretenerme.

Siempre me han gustado los insectos así que podía pasar horas levantando piedras o ramas para encontrar arañas, escarabajos o lo que la fauna local tuviera para ofrecerme. 

Afuera de una de las casas que visitamos había un montón enorme de paja seca por lo que un día decidí dejar mi tabúes sobre la limpieza a un lado y me dediqué a brincar como poseso en la paja. ¿Sabían que la paja tiene una manera misteriosa de llegar hasta más allá del cobijo protector de tu ropa interior? Bueno, pues la tiene.

Un día monté a caballo. Equis. Ni estuvo tan padre.

Otro día acompañamos a un tío a recoger una vaca que se había “despeñado”, no, Peña Nieto no tuvo nada que ver, lo juro. Recuerdo muy bien como la engancharon a la carreta en la que íbamos (sí, fuimos en una carreta), creo que la idea de inicio era subirla, pero estaba demasiado pesada así que la ataron de las patas traseras y la arrastraron todo el camino hasta el pueblo. Llegó un punto en que la piel de la vaca se rasgó y dejaba manchitas rojas cuando pasaba sobre las piedras más grandes. 

En el camino, el tío nos enseñó dónde vivió mi abuela cuando era niña y señaló la pared de un cerro no tan grande el cual tenía en su base una cueva pequeña rodeada todavía por algunas piedras apiladas en intentos de lo que alguna vez fueran paredes. “Ahí mero” -dijo. Y sí, como muchas familias, incluso hoy en día, en la sierra de Chihuahua, mi abuela materna nació en una casa que se construyó aprovechando la existencia previa de una cueva. Mi abuela de las cavernas. 

Los días pasaban tranquilos. Días de pueblo. Ibas a donde querías y hacías lo que se podía. Ese no era el problema. El problema eran las noches.

Por las noches todo cambiaba. Era como en esas películas antiguas donde alguien gira un diorama y de repente todo lo blanco se vuelve negro. El sol es reemplazado por la luna y la música pasa de un festivo Cepillín al pinche soundtrack de LA PROFECÍA.

Si creen que odiaba los días. No tienen idea de lo que aborrecía las noches. Una vez que oscurecía nos quedábamos dentro de la casa. Ah, por cierto, no había luz eléctrica. Chínguense esa. La casa se iluminaba medianamente con quinqués y veladoras y no tengo que explicarles lo que las sombras le hacen a la mente de un gordito miedoso y muy imaginativo. Sí, aparte de mamón y exagerado siempre he tenido una imaginación bastante, llamémosle, fértil. Y ahí no paraba la cosa. Porque a Doña Rayito le mamaba contar historias. Y en los ranchos las noches no se tratan de otra cosa más que de tomar café y contar historias.

Empezaron light hablando de los entierros de la Revolución. Puede que ustedes, amables y versados lectores, sepan lo que son los entierros pero también puede que no tengan idea alguna de lo que eso significa, les explico. Un entierro es una cantidad considerable de oro que Villa y/o sus Dorados ocultaron bajo tierra durante sus incontables saqueos revolucionarios. Obviamente, luego de obtener el botín, no lo cargaban todo consigo así que, según las leyendas, cavaban profundas zanjas donde echaban el oro y, de pasada, al peón o peones que cavaban la zanja después de su respectivo balazo en la cabeza, lo cual cumplía dos propósitos. El oro estaba seguro y nadie salvo el dueño sabía donde quedaba enterrado. Qué Banco Azteca ni que sus mamadas, ¡los entierros, bitch!

Bueno pues el tío en cuestión sabía de la existencia de varios entierros y por supuesto sabía cómo encontrarlos, pero había una metodología porque un compadre suyo (siempre es un compadre) desenterró uno el cual, cuando se hizo de día, se le convirtió en cenizas por, y cito: “avaro, pendejo y cabrón”.

La metodología del tío para encontrar entierros era muy sencilla, pero tenía un único inconveniente: había que observar a Las Brujas por la noche. A. La. Chingada.

Siendo yo un escuincle harto curioso, medio léido (sic) y con mamá maestra que tenía como 3 enciclopedias en casa, obviamente conocía sobre los fuegos fatuos lo cual mencioné. Y sí. Quedé aún más como el escuincle mamón que decía cosas que nadie entendía y que “casi no cagaba”, palabras textuales. Incluso una vez en lugar de paja dije “heno” en voz alta lo que hizo que la esposa del tío se cagara de risa. Perdón, La Capilla de Los Remedios, te fallé como ranchero.

“Brujas, pendejo, no “fuatuos” (sic), ¿eso qués?”, -dijo el tío, obviamente sin esperar respuesta.

Me callé mi estúpida bocota, escuché el relato y aquí fue cuando todo se empezó a ir a ese punto del que ya no hay retorno.

“Las brujas son bolas de fuego. Aquí se ven muy seguido.” -comenzó. “En el cerro dan vueltas y a veces hasta bajan al pueblo, pasan por encima de las casas y asustan a los animales, se llevan chivos o becerros chiquitos. Yo siempre las dejo porque son las que luego te dicen dónde están los entierros. Si ves varias en un mismo lugar, ahí es cuando hay que ir a buscar”.

Huelga decir que para ese entonces estábamos yo y mi sistema digestivo ya un tanto sugestionados, pero hacerle caso a la naturaleza implicaba salir de la casa en la oscuridad de la noche sierreña, atravesar el corral cargando una veladora, llegar hasta la letrina y rezar porque no hubiera algún bicho nocturno para poder hacer eso que nadie más puede hacer por tí.

Aguanté.

Pero el tío continuó y la abuela Rayo lo acompañó.

“¿Te acuerdas de las dos lechuzas en la ventana?” -inquirió mi siniestra abuela. “¡Claro!” -apresuró la tía, “´pos eran ellas”.

Hijas de la chingada, señoras, ¿qué no ven que ya sin sus pinches historias de todos modos me estoy cagando? ¿Es una conspiración en mi contra o qué huevos? ¡Seriedad, por favor! ¡Atengámonos a la ciencia, caballeros! ¡No podemos ceder ante las supercherías! ¡Es el siglo XX, por Dios!

“Cuando llegó la primera no le hice caso, y eso que me aventaba tierra con las patas, pero luego llegó la otra y se empezaron a reír”. Ay, abuela. Qué bueno que me invitaste. “Venían muy seguido, juntas, y no me dejaban dormir, hasta que una noche les eché agua bendita y por lo menos a una sí le cayó bastante”.

“¿Me acompañas al baño?” -le pregunté a uno de mis primos. “No”, -dijo el muy cabrón. Pues chinga tu madre, Ricardo. Debí decirle, pero recuerden que era, soy, bien pinche educado y estábamos en casa ajena. No iba yo a hacer una escena enfrente de mi abuela Elizabeth Bathory y su prima Doña Macabra la del rancho satánico embrujado con lechuzas risionas.

Pero ya estaba hecho, no había marcha atrás, ahora todos sabían que tenía que ir al baño.

“Vaya usté solo, mijo, ¿o le da miedo?” -preguntó el tío. Nombre, tío, no me da nada de miedo. Lo pálido y sudoroso lo tengo de nacencia.

Ni siquiera recuerdo si contesté algo. Y me iba a tragar el orgullo pero si tragaba algo más me iba a cagar ahí mismo así que le pregunté de nuevo al pendejo de mi primo. “¿Me acompañas?”. La respuesta fue un chasquido de hastío seguido de un sí a medias, con la cabeza, acompañado de un “me cagas” en la mirada. Y los dos salimos al enorme corral armados únicamente con una veladora. En ese instante supe que también Ricardo tenía miedo, por eso no quería ir conmigo.

Llegamos hasta la letrina para descubrir, con horror, un nuevo predicamento: sólo llevábamos una veladora. Uno de los dos se iba a quedar completamente a oscuras. 

Ambos expusimos argumentos muy convincentes y aunque se manejó que él me estaba haciendo el favor de acompañarme y por lo tanto yo debía entrar a la letrina sin veladora, mi labor de convencimiento pudo más y logré quedármela para entrar a hacer lo que para ese momento tan desesperadamente tenía que hacer.

No entraré en detalles pero, mal me había acomodado, cuando escuché que el cabrón de mi primo corría por el corral rumbo a la casa. Sí. El hijo de la chingada me había abandonado a mi suerte.

Apresuré la encomienda que me había llevado a tan bochornosa gesta e intenté salir de ahí tan rápido y limpio como las circunstancias lo permitieran. Subí y abroché como pude mi pantalón y a punto estaba de empujar la enmohecida puerta de madera que me separaba de la noche cuando, como si la marrana, la veladora se apagó.

Me quedé helado por unos segundos. Pensé en patear la puerta con fuerza, salir hecho la mocha como William Wallace en batalla y atravesar corriendo el corral hasta la seguridad de la casa gritando “FREEDOOOOOM!”. Pero no pude. Algo me estaba esperando afuera. Algo estaba arañando la madera por fuera de la letrina.

Puse mi mano en la puerta rezando por no tocar algún bicho y la empujé lentamente. Los goznes rechinaron. Lo que sea que arañaba la madera estaba a mi derecha. Esperando. Mi mano recibió un poco de luz del exterior al abrirse la puerta. Respiré. Para mi suerte, había un poco más de luz afuera que adentro. Abrí la puerta lo suficiente para salir y pisé uno de los dos escalones. Otro rechinido. Los arañazos se detuvieron. Terminé de bajar lentamente los escalones de madera que me separaban del suelo firme y salí de la letrina. Quise correr pero no pude. Caminé lento, muy lento rumbo a la casa la cual me pareció que estaba lejísimos. De nuevo, a mis espaldas, escuché los arañazos sobre la madera. Y yo sabía que no debía hacerlo, pero lo hice de todas maneras, me giré lentamente para ver.

Enseguida del cuartucho de la letrina crecía un mezquite y en la base del mezquite había algo amarrado. En la oscuridad no pude distinguir bien qué era, quizás era un chivo o un borrego. Y las ramas del mezquite raspaban la madera de la letrina cada vez que el chivo/borrego se movía, asustado o incómodo quizás, por mi presencia.

Exhalé aliviado.

Sonreí para mí mismo y me di de nuevo la vuelta para regresar a la casa, ahora un poco más tranquilo, habiendo descubierto al perro barbudo del relato de Maupassant, al simio asesino de Poe, no había nada que temer, era solo un chivo/borrego amarrado a un mezquite, atado también a mi sugestión.

Inicié confiado el regreso a la casa donde estaban todos la cual ya no me pareció tan lejana y fue justo ahí cuando la vi, al fondo, sobre el cerro que estaba detrás. Al principio pensé que era una fogata, a lo lejos, grande, entre los pinos, pero las fogatas no se mueven. Las fogatas no suben y bajan. Las fogatas no van de un lado a otro y luego de nuevo hasta arriba para desaparecer detrás de los cerros. No. Ninguna fogata puede flotar así.

Corrí hasta a la casa, llegué jadeando, todos miraron hacia la entrada donde yo estaba y justo cuando había puesto un pie dentro vomité toda la cena en el piso de cemento.

No pude evitar notar que a la tía no le pareció nada graciosa la escena pero no dijo nada. Yo tampoco dije nada. Nadie me preguntó por qué corría. Nadie reparó en mis ojos de plato y mi cara lívida de terror porque el vómito opacó, y justificó, mi apariencia. Todos creyeron que algo me había caído mal en el estómago. Sí, pendejos, me intoxiqué con sus pinches historias de brujas, los odio.

Me ofrecieron un té incoloro que sabía horrible y después de que limpiaron los restos de mi miedo del piso de cemento todos nos fuimos a dormir.

Durante toda la estancia compartí cama con el traicionero de mi primo Ricardo y cuarto con la abuela. El cuarto que nos habían asignado tenía una sola ventana que daba a la calle y que se ubicada justo arriba de la cabecera donde dormía mi abuela, a la izquierda de la cama donde dormíamos el traidor y este, su amable y redondo escriba, por lo que mi vista eran los pies de mi abuela y dicha ventana. 

Esa noche tardé un poco en conciliar el sueño por obvias razones y por algo que sucedió un poco después. Al día de hoy, sigo sin saber si alguien más se dio cuenta, pero esa noche, y las que le siguieron, ya muy entrada la madrugada, mientras todos dormían, una lechuza llegaba hasta la ventana encima de la cabecera de mi abuela y se quedaba ahí, en silencio. Yo la veía hasta que me vencía el sueño. Una sola lechuza, observando, con sus ojos de lechuza, sin hacer nada más que quedarse ahí, como esperando algo, como esperando a alguien.

Gracias por leer.

COMENTARIOS

Wordpress: 63
  • comentario-avatar

    Me encantó el relato! Más porque en los anales de las historias familiares de Chihuahua son lugares comunes. Tenía una tía que era “bruja”, y los recuerdos mejores de mi niñez era sentarme a la mesa en las noches de lluvia, cuando se iba la luz y lo unico que alumbraba las casas eran las velas. Ella se lucía hilvanando las historias de fantasmas, aparecidos, males de ojo y maldiciones. Gracias por los recuerdos.

  • comentario-avatar
    Eugenio Meza Santiso hace 10 meses

    Escribes muy chingón Vic. Te felicito.

  • comentario-avatar

    Chinga tu madre Víctor, ya me asuste. escribes bien chido, me encanta leer tus columnas son mis favoritas. Y ahora tendré que cerrar la ventana a pesar del pinche calor para no imaginarme a una lechuza parada fuera de mi ventana

  • comentario-avatar
    Patricia hace 11 meses

    Muy bonito relato , me transporto a ese lugar

  • comentario-avatar
    Alejandra Hernandez hace 11 meses

    Woooow!!!…
    Esa nunca la supe hasta hoy
    Jeje
    Me encanto

  • comentario-avatar
    Adriana hace 11 meses

    Excelente relato, si me dio miedo eh? bravo

  • comentario-avatar
    Alethse Alvarado hace 12 meses

    Me encantó eres super talentoso, Soy tu fan!

  • comentario-avatar

    Me encanta leerte. Muchas gracias!

  • comentario-avatar
    Litza Osorio Cortés hace 12 meses

    Me encanto tu relato. Llegas a atrapar la atención de uno😊. Felicidades

  • comentario-avatar
    Chyvis Contreras hace 12 meses

    Víctor, encantada de tus relatos, con este me transportarse a mi infancia en la ciudad (porque su nombre lo dice) natal de ciudad Manuel Doblado, Guanajuato. Pueblito querido sigue siendo, ahí era natural, por las noches , alrededor de pozo escuchábamos las historias que mi abuelo contaba, siempre empezaban con las históricas para terminar con las de susto, que hasta la fecha soy bien “jota”para escucharlas. Me tapaba los oídos y hacia ruido mmmmmmmm para no escuchar la leyenda.
    Me hiciste recordar la letrina hasta atrás de la casa, lo bueno es que había bacinicas en los cuartos, mejor hacer ” del dos” durante el día.
    Sigue así Mi Vic, espero con ansia la siguiente entrega… Saludos desde Irapuato, Guanajuato.

  • comentario-avatar

    Mori de risa. Pasas de hacerme llorar a tenerme con una so risa en cara. Amo la manera en la que escribes.

  • comentario-avatar
    Carmen hace 12 meses

    Morí de risa con tus miedos (perdón) Eres excelente pude imaginarme todo claramente. Amo tu columna.

  • comentario-avatar
    Torres Sandra hace 12 meses

    Órale mi Víctor, gran relato. Prácticamente lo viví, lo imaginé. Excelente columna.

  • comentario-avatar
    Stoka nekus hace 12 meses

    Que agradable momento pase al leer tu historia, divertida y entretenida. Porque además me recordó un poco mis años de infancia donde me la pasaba pegada a mi mamá y visitábamos a la abuela en un rancho de michoacan donde las condiciones eran similares y en más de una ocasión moría de miedo con sus historias D:

  • comentario-avatar
    Ixchel hace 12 meses

    Mi abuela cuenta historias de como, hace muchísimo tiempo, en el ranchito donde vivimos aparecían bolas de fuego en las faldas del cerro. Dice que se veía como la “lumbre” iba subiendo desde el suelo y al llegar a cierto punto se “despedazaba” en varias partes, caía unos metros y volvía a juntarse.

    Siempre pensé que sería la típica leyenda de pueblo que cuenta la gente grande, pero ahora tu historia me da qué pensar.

    ¡Saludos desde Waxacanda!

  • comentario-avatar
    Miriam hace 12 meses

    Da gusto y susto leerte

  • comentario-avatar
    La que regreso hace 12 meses

    Mi abuelita me contaba unas muy parecida… me late que vivian en el mismo Pueblo…no inventes me ponían mal esas historias. Y ahora me encantan…revivi a mi abuelita. A ver si no me viene a visitar hoy en la noche…Graacias Victor! Una más de susto!!

  • comentario-avatar
    Alice Trujillo hace 12 meses

    Fantástico, me enamoré de su prosa

  • comentario-avatar
    Martha hace 12 meses

    Que gran relato, el rancho de mi mamá es un pequeño pueblito de Oaxaca y como lo recordé con tus líneas, eres lo máximo escribiendo, sigue así, saludos mil…🙌😇🍀🥃🍬

  • comentario-avatar
    Aracely hace 12 meses

    Maravilloso relato, mi querido Víctor!!! (permíteme llamarte “querido”)

    Como querida es mi tierra también, tan SHHihuahua y tan “de rancho” hasta hoy.
    GRACIAS, por transportarme hasta mi infancia, hasta mi abuela y hasta ese inolvidable olor a la tierra colorada de Cuauhtémoc.

    (aquí va una lagrimita) :´]

  • comentario-avatar
    Jose V. hace 12 meses

    Me maman tus columnas Vick, ya nos hiciste chillar queriendo un abrazo y ahora casi me meo de la risa. A la espera de la próxima.

  • comentario-avatar

    Me encantó, oficialmente soy tu fan, anótame en la lista de espera del libro.

  • comentario-avatar
    Violeta hace 12 meses

    Me encantó!! Recuerdo las vacaciones de mi infancia

  • comentario-avatar
    J. Manuel hace 12 meses

    Victor!! Era el alien de Cuarto Contacto!!

  • comentario-avatar
    Alma Madrid hace 12 meses

    Yo soy de Manuel Benavides, al otro extremo del Edo. de Chihuahua, y en mi familia las reuniones eran igual, terminaban hablando de aparecidos, tesoros y minas escondidas. Me encantó tu artículo…!!!

  • comentario-avatar
    Maggie hace 12 meses

    Que historia tan maravillosa. Vivencias magníficas. Abrazos

  • comentario-avatar
    Angélica hace 12 meses

    Me encantan tus historias de Chihuahua, ¿Será acaso que soy chihuahuense? Me recuerdan tambien mi niñez, que a mi madre me encantaba ir a un rancho, con una comadre ODIABA el maldito rancho, por todos sus ruidos nocturnos, por tener que ir a la letrina en la noche, lo único que esperaba era la mañana que me levantaba el olor a chile tostado y tortillas de harina recién echas. Las mejores mañanas de mi vida, en el rancho.

  • comentario-avatar
    Victor hace 12 meses

    Gran relato Vick, mejor memoria… Que vengan más….

  • comentario-avatar

    Si yo fuera tú primo, hubiera corrido y regresado lentamente hacia atrás de la letrina y te hubiera puesto un buen susto

  • comentario-avatar
    Selene hace 12 meses

    Victor es el mejor relato que he oído!!!! Esos pueblos olvidados de Dios inspiran un gran cariño y un gran temor al menos en mi.

  • comentario-avatar

    Me encantan tus publicaciones, gracias Victor 

    • comentario-avatar
      Karla Arroyo hace 12 meses

      Que padres historias cuentas! Me gusta mucho tu estilo felicidades! Y yo también soy de Chihuahua, pero a mí me llevaban hasta San Juanito!

  • comentario-avatar
    Rosario hace 12 meses

    Oh! Dios Vic, me recordaste toda mi infancia como olvidar el quinque y las noches de miedo “cuando la amiga de la abuela” contaba sus historias macabras. Gracias

  • comentario-avatar
    Guillermo Dávila hace 12 meses

    Jajaj que bueen relato!!! Gracias por compartirlo mi Vic. Más de estos… oyee, y el chivo/borrego no era nada más que eso??? Que meyooo jajaj

  • comentario-avatar
    Perla Calleja hace 12 meses

    En el género que sea, muy buenos relatos. ¡Gracias, Victor!

  • comentario-avatar

    Victor, me encanta la forma en la que escribes. Yo soy de Cd. Juárez, y tengo un tío que me contaba muchas cosas así. Sobra decir que el hecho de que seas de Chihuahua y que usualmente relates vivencias de allá, me recuerdes mucho mi vida de antes. Tengo desde el 2009 que ya no vivo allá ☹️. Que joya de relato 🙌

  • comentario-avatar
    Marcela Ruiz hace 12 meses

    Chan, Chan, Chan…

    ¡Excelente!

  • comentario-avatar

    No manches Vic, me dejaste unos flashback tremendos, solo cambia el pueblo de Chihuahua por Solis de Allende Veracruz (letrina, sin luz, animales raros y las noches mas oscuras de mi vida) cambia brujas por nahualas, tepas (mujeres de río que se robaban a los niños) y el clasiquisismo Charro Negro, el Miedo, y las historias de los abuelos, se me hizo la piel de gallina. GENIAL

  • comentario-avatar
    Cristina hace 12 meses

    Es agradable leerte Víctor, estuve muy atenta, pero la risa me ganó cuando tu primo se regresó corriendo a la casa….Muchas Felicidades!!!

  • comentario-avatar

    Me encantó tu forma de relatar, apesar de que era un relato de miedo, me hiciste reír mucho y me recordó los relatos del rancho de mi abuelo.

  • comentario-avatar
    Rachna Patricia Hernandez hace 12 meses

    Gracias Vic. Me encanto tu relato, dice tanto de ti. Ya me enamorasteS, soy tu fan.

  • comentario-avatar
    Jorge Diaz hace 12 meses

    Para cuándo un libro puñetas..

  • comentario-avatar
    El traicionero.... hace 12 meses

    Siempre pensé que habías vomitado por comer y luego el paseo a caballo… 😅

    • comentario-avatar
      Marcela Ruiz hace 12 meses

      ¡Anda! Con que tú eres el malvado que abandonó al pequeño Víctor. Muy mal, muy mal.

    • comentario-avatar

      Solo eras el pequeño Ricardo en la obscuridad y por lo menos Vic estaba protegido en la letrina jajaja

  • comentario-avatar
    Lety Ruiz hace 12 meses

    increible tu historia Vick!! soy tu fan!

  • comentario-avatar
    Rosa María hace 12 meses

    Me encanta leerte, amo la belleza y sencillez con la que narras tus hermosas historias, logras trasladarme al lugar de los hechos, felicidades, saludos 😘

  • comentario-avatar

    Adoro tu escrituraaaa, por Dios. El tiempo se me pasa en chinga entre tus anéctodas y tu sentido del humor.
    Además de las referencias tan cool que haces, jajaja.

    Espero siempre tu columna, chao (:

  • comentario-avatar
    Karina hace 12 meses

    Sabía que estaría genial…wow…muchas gracias!!!

  • comentario-avatar
    Beatriz hace 12 meses

    Leerte fue un viaje a la adolescencia, como escucharte personalmente. Hasta me escuche tu voz!! Un abrazo Hugocio, hoy me hiciste reír.

  • comentario-avatar

    Súper fan, de la curiosidad, al miedo, a la risa y la intriga. Me encanta leerte.

  • comentario-avatar
    Oscar Aviv hace 12 meses

    Si te gustan los incestos Vic, deberías visitar Incestaria en Culiacan, es un museo/colección que hizo un periodista de aquí. Y muy buena historia, tengo un amigo que dice a ver visto algo similar también. Saludos.

    • comentario-avatar
      El traicionero.... hace 12 meses

      Siempre pensé que habías vomitado por comer y luego el paseo a caballo… 😅

  • comentario-avatar

    Excelente historia¡¡¡ cuenta más de estas¡¡¡¡¡ 😄😄

  • comentario-avatar

    Glorioso!!!!

  • comentario-avatar
    Fernando García hace 12 meses

    Me identifico mucho con el relato, mi abuela (y mi familia materna) son del ejido la concha por Temosachic, ahí también se contaban historias de brujas. Desafortunadamente yo solo fui un par de veces. Saludos paisano!

  • comentario-avatar

    Muy grato leerte, buen día, Victor.

  • comentario-avatar
    Luis Corona hace 12 meses

    Gran relato!!!

  • comentario-avatar
    Paola Getsemani hace 12 meses

    ¡Me encanta leerte, Victor!
    Escribes unas columnas increíbles, me has hecho llorar. Pero, en esta te la rifaste 😂😂😂

  • comentario-avatar

    Qué buen relato!! felicidades!!

  • comentario-avatar

    Wow!!! Súper interesante!! Soy tu fan!!!