Y hoy ¿a quién vamos a cancelar?

Y hoy ¿a quién vamos a cancelar?

En estos días que muchos movimientos sociales están recobrando fuerza, como el Black Lives Matter, la búsqueda de justicia nos ha llegado de tal manera que queremos que se extienda a todos los rincones, porque a mi también me encantaría vivir en una sociedad donde nadie tenga que sufrir o exigir algo que ya por nacimiento le pertenece.

Y esta sed de justicia nos ha llevado a cuestionarnos sobre las personas que vemos, o admiramos, viendo todos sus movimientos bajo la lupa… que si dijo algo muy clasista, que si se parece a cierto postre… y de cierta manera nos hemos dado la superioridad moral para poderlos cancelar. Si de alguna manera logramos que se le cierren todas las puertas va a ser lo mejor para la sociedad, nos hemos vuelto unos expertos en saber que lo mejor es poder cancelarlo.

No sé cómo hemos llegado a este punto, donde se ha vuelto tan sencillo poder acabar con alguien siendo nuestra mejor herramienta una búsqueda a su pasado y seguro encontraremos alguna frase, chiste, o comentario.

Y no quiero decir que esté bien, que es sólo un chiste y no pasa nada…porque NO lo está. Pero creo que lo que es importante es darnos cuenta también que al ser humanos, todos hemos tenido alguna vez algún comportamiento de este índole. Y es porque no siempre estos movimientos han tenido la fuerza que tienen ahorita y antes no nos cuestionábamos sobre si estaba bien lo que hacíamos o decíamos. Porque hemos normalizado tanto algunas frases que ni siquiera nos damos cuenta de cuánto pueden afectar a una persona o a toda una comunidad. Hay muchas frases que crecí escuchando en mi entorno (no necesariamente en mi hogar, porque al parecer hoy en día uno tiene que aclarar absolutamente todo) como:

– Estoy trabajando como negro
– No seas puto
– Mi muchacha
– Una dama en sociedad y una puta en la cama

Y la lista puede continuar. Aunque podamos encontrar maneras de justificarlas como: “las digo con mis amigos, no se ofenden”, eso no significa que en algunos entornos pierdan su significado original.

Creo que lo importante de estos movimientos es empezar a tener más conciencia sobre lo que vamos a decir, y sí, hablo en tiempo futuro por que desgraciadamente lo que hemos dicho alguna vez en el pasado, ya está. Es empezar a detectar algunos patrones, o frases que porque todos las digan no significa que no tengan repercusiones.

Estos movimientos para mi, son un despertar en nuestra conciencia, es darnos cuenta que aunque algo siempre ha estado ahí, no significa es lo correcto. Es darnos cuenta que todos estamos al mismo nivel, tanto de derechos como de oportunidades. Que ningún color o sexo tendría porque valer más que otro. Es tratar de corregir un poquito nuestro mundo. Y esto no es algo que se vaya a dar de la noche a la mañana, ni es tampoco sentirnos mejores que los demás por no usarlas, o andar quemando gente y poniéndola en la leña verde, para que su sufrimiento sea mayor que el que me causó con sus palabras.

Tampoco hablo de un borrón y cuenta nueva, si hubo algo fuera de la ley, sí hay que exigir que se haga justicia. Pero creo que como todo, es empezar el cambio en uno mismo, es educarnos y educar a los que están a nuestro alrededor. Es informarnos y ver las formas en que podemos ayudar a las comunidades más vulnerables. Es analizar más las palabras que vamos a usar en un futuro y ver que no van a afectar a nadie. Es ser incluyentes en nuestros comentarios. Porque tu lucha, también se tiene que convertir en mía, por que todos estamos buscando el mismo fin, una sociedad mejor.

Publicación Más Antigua

COMENTARIOS

Wordpress: 14
  • comentario-avatar
    Carmen hace 7 meses

    No se trata de una generación de cristal sino de buscar el diálogo, “Corregir un poquito nuestro mundo…”  esa es la idea Sam… 

  • comentario-avatar
    Bertha Ugalde hace 7 meses

    Me pareció muy bueno el comentario de Sam soy una madre de una mujer y dos hombres, todos veinteañeros y sí desde más jovencitos nos han hecho ver a mi esposo y a mi que hablamos así, cómo lo describe Sam, sin más malicia que tal vez la costumbre, empecemos a darnos cuenta y empezar a corregir, saludos

  • comentario-avatar
    Katherine hace 7 meses

    Pienso que el error en la cultura de cancelación es caer en algo infantil como “A mi me ofende, entonces todos tienen que ofenderse conmigo”, “yo no lo quiero ver, nadie debe verlo”.
    Generalmente no hay dialogo, simplemente un grupo decide que se cancela y quien no se una es igual o peor que el cancelado.
    Tratar de hacer justicia por mano propia no suele resultar en algo realmente justo.

  • comentario-avatar
    Yanet hace 7 meses

    Creo que hay cosas por las que todos debemos luchar y mejorar. Pero tbm creo que últimamente nos ofendemos por todo, estamos tan sensibles y solo vemos lo que nos afecta que exageramos. Debemos mejorar muchas malas costumbres. Ahora cualquier cosa se saca de contexto y te atacan por eso, es horrible. Por favor dejemos de ser tan sensibles fortalescamos nuestra autoestima, entendamos que No todo es personal, aprendamos a respetar las posturas de los demás. Entendamos que no todos piensan de la misma forma y eso esta bien.

  • comentario-avatar
    MARÍA TERESA GUERRA GUTIÉREZ hace 7 meses

    Yo creo que estas nuevas generaciones son muy susceptibles, muy sensibles y extremadamente discriminatorias, aunque apuestan a ser lo contrario. A pesar de que se les ha pretendido formar una autoestima sana, pienso que se han visto más vulnerables de lo que los mayores de 40 años éramos hace veinte años. Antes si te decían gordito, no te veías al reflejo de un cristal y te echabas a llorar o ibas a exigir que no te discriminaran, sólo te reías, buscabas algo de que reirte de los demás, te integrabas y te divertías. Pocos cargaban esto en su costalito. Si hacían un chiste con tu estatura, te reías, buscabas otro de quien reirte te divertías y lo olvidabas. Yo me dí cuenta de que mi estatura era muy baja cuando fuí a buscar trabajo y hablando un mejor ingles que una chica alta, la contrataron a ella y no a mi. Creo que esa es una verdadera discrimainación. Sin embargo, no hice una denuncia o me fui a llorar, o nunca sali de casa; por el contrario seguí buscando trabajo y me fué bien. Logré siempre hacer muchas cosas y casi siempre ignorando una caracter´sitica física que pudo haber sido limitante. Que me ayudó, no jugar nunca el papel de víctima, gustar de mi persona, aceptarme como soy y saber que la diferencia es maravillosa.

  • comentario-avatar
    Ariana S. Hidrogo hace 7 meses

    Estoy de acuerdo con el artículo. Ahora que todos tienen el tiempo, se ha llegado a una conciencia de lo que somos como sociedad. Que no esta bien lo que consideramos “normal”. Creo que más allá de esto y sentirnos ofendidos hay que ser educados para formar un mejor sociedad. Hay que labrar con respeto las relaciones que tengamos delante.
    En pocas palabras, este confinamiento nos ha hecho sentirnos la corte de los milagros. Como si tuviésemos la autoridad moral de cancelar cuánta cosa nos indigna en el momento. Por favor! Pero es un reflejo más de que nos falta muchísimo por aprender como sociedad, como mexicanos, para saber distinguir la sátira, la comedia, la irreverencia y dejar de sentirse ofendidos.

  • comentario-avatar
    Joaquín García hace 7 meses

    Total, completa y absolutamente en desacuerdo, creo que se ha pasado de una sociedad donde podías hablar y decir lo que fuera sin que nadie se ofendiera, donde desde niños teníamos amigos como el negro, el gordo, el flaco, el chaparro, el chino, y un largo etcétera y que eran tus amigos y que ninguno se ofendía porque tu también tenias un sobrenombre, que contestaban por el sobrenombre y pasados los años y no los recordabas cuando te mencionaban su sobrenombre inmediatamente los recordabas. Hoy somos reos de una sociedad hipócrita totalmente excluyente, porque en publico se comportan políticamente correctos, pero en sus círculos cercanos siguen siendo lo que siempre han sido. Yo me niego a pertenecer a esa sociedad hipócrita, mis amigos me conocen y hablan como yo, somos tolerantes y las cosas son sencillas estas en desacuerdo a lo que digo o hago? no me hables, no veas, no me leas, no existo para ti, porque para mi esa sociedad tampoco me importa y afortunadamente se están haciendo pequeños grupos sociales donde todas estas payasadas se quedan afuera, cual es el problema? Que cada vez vamos a vivir en una sociedad mas fragmentada y separada entre los bonitos, bien hablados, políticamente correctos pero sumamente hipócritas y otros grupos de personas que deciden comportarse como humanos comunes y corrientes.Pero eso es solo mi opinión, pueden o no estar de acuerdo pero es mi opinión y como tal tiene tanto valor como la de cualquier otro aunque se sienta moralmente superior

    • comentario-avatar
      Astrid hace 7 meses

      Permítame aplaudirle su comentario estoy Completamente de acuerdo con usted dónde quedó el albur mexicano La carrilla que nos caracteriza Sólo porque ahora quieran politizar y fragmentar a la sociedad haciéndoles creer que están siendo atacados por un estatus social color de piel etcétera. El que juzguemos señalemos critiquemos y demos nuestro punto de vista como un ciudadano libre a nuestros servidores públicos y representantes en el gobierno es muy diferente a eso sí se le llama coaccionar nuestra libertad de expresión

    • comentario-avatar
      Manuel F. hace 7 meses

      No podría haberlo dicho mejor: justo al centro del asunto, la falsedad ente todo. Todo en aras de dividirnos mas, de encasillarnos y clasificarnos. Terminaremos del mismo color, con nuestro género original o adoptado, aunque iguales pero distintos y separados por una barrera de plástico, un plástico no totalmente transparente, como esos que con el tiempo se ponen opacos y amarillentos. Y, aunque a muchos les cueste entenderlo, ninguna forma de expresión nos hará iguales. La maravilla de ser humano está en nuestras diferencias, solo hay que aceptarlas,

  • comentario-avatar

    Suena idílico, pero advierto dos cosas:
    Yo respondo por mí mismo; y
    Nadie tiene poder moral sobre mí, hasta que yo se lo otorgo.
    Me interesa ser más empático, pero estamos entre adultos; si la otra parte “se ofende”, en parte es su problema por cómo entiende el mensaje. Lo intentamos hasta que podamos ser empáticos unos con otros, o al menos tolerantes.

  • comentario-avatar

    Esto es culpa de los Chairos.
    A ver si no me bannean por poner Chairos.

  • comentario-avatar

    Definitivamente NO.
    Cuando mencionan:”Porque tu lucha, también se tiene que convertir en mía, ” Suena incongruente que a chaleco tenga que congeniar suena a la fatídica 4T
    Y Samanta, cuando dice:
    “por que todos estamos buscando el mismo fin, una sociedad mejor.” ¿Segura que es todos? Los narcos buscan su mundo mejor lleno de clientes, los de AA uno sin alcohólicos. Los del SAT uno donde todos paguen impuestos.mientras que Los narcos, evadirlos.
    El mundo tiene diferentes aristas y hay que tolerar todas ellas, NO Unificalas. Sin aristas cualquier sólido es plano.

  • comentario-avatar

    Definitivamente NO.
    Cuando mencionan: Porque tu lucha, también se tiene que convertir en mía, ” Suena incongruente que a chaleco tenga que congénita,suena a la fatídica 4T
    Y cuando dice:
    “por que todos estamos buscando el mismo fin, una sociedad mejor.” Segura que es todos? Los narcos buscan su mundo mejor lleno de clientes, los de AA uno sin alcohólicos. Los dek SAT uno donde todos paguen impuestos.mientras que Los narcos, evadirlos.
    El mundo tiene diferentes aristas y hay que tolerar todas ellas, NO Unificalas. Sin aristas cualquier sólido es plano.

  • comentario-avatar
    Fernando hace 7 meses

    Estoy en desacuerdo, la libertad de expresión no tiene que ser limitada en ningún sentido, digas lo que digas tienes el riesgo de ofender a alguien y no pienso ser políticamente correcto y nadie debe ser obligado a ello, así como sus preferencias son permitidas también debe ser aceptada la forma de pensar de todos. Cancelar personas solo porque no piensan como tú es absurdo.